Pilar aguilar. crítica de cine, feminista

"La falsa libre elección es la gran falacia del machismo"

  • La ensayista presentaba ayer 'Feminismo o barbarie", una selección de sus artículos

  • Hoy participa en la IV Jornada de Nuevas Masculinidades

Pilar Aguilar, durante su visita a la capital gaditana. Pilar Aguilar, durante su visita a la capital gaditana.

Pilar Aguilar, durante su visita a la capital gaditana. / lourdes de vicente

-me ha sorprendido ver que estuvo un año viviendo en Cádiz. -Muy joven. Mi novio y yo estábamos metidos en distintas movilizaciones clandestinas durante la dictadura. En una de estas, nos cayó condena. Yo estaba en Sevilla, pero él estaba haciendo aquí el servicio militar, así que le tocaron tres años en San Sebastián. Allí nos casamos por poderes y todo, porque claro, siempre podía ocurrir que te tocara el guarda antipático que no te dejara pasar... Después me fui exiliada a París, volví con la amnistía del 66, luego volví a irme... En fin, ya te he contado mi vida. O un capítulo.

-No se preocupe, la mía cabe en medio minuto. Presenta 'Feminismo o barbarie' junto a Teresa Quintero. Divertido, será.

-A mí me encantan Las Niñas. La copla de la tres amigas se la he enseñado a muchísima gente... Es que el feminismo presenta un debate serio, pero no tiene por qué ser solemne, tiene un amplio campo de expresión. Aquí el feminismo ha roto los corsés, en Francia lo veo distinto, aunque también es verdad que tienen otro carácter...

-El primer epígrafe de este libro es 'Feminismo triunfante'. Pues para ser triunfante, le están dando fuerte y flojo.

-Bueno, y es un artículo que escribí hace dos años, pero ya se notaba... En estos últimos tiempos, el feminismo ha ido tomando cada vez una mayor fuerza, y hay muchos indicadores que lo demuestras. Que existan publicaciones específicas, por ejemplo. O que mujeres de voz pública importante, de prestigio, como Almudena Grandes o Rosa Montero, se declaren públicamente feministas.

-Que lo han sido siempre.

-Pero no lo decían: el feminismo ha estado muy denostado. Ahora, sin embargo, hay movilizaciones en todos los terrenos. Evidentemente, la reacción patriarcal tiene que hacerse notar: esto no va a ser un camino de rosas, que uno se da cuenta de las injusticias y se queja y ya está. Por supuesto, la estrategia es debilitar el movimiento, desvirtuarlo.

-Evidentemente, el machismo muta: sería ridículo que defendiera ahora parámetros de hace cincuenta años.

-Antes, contar chistes de mujeres violadas encantadísimas de ser violadas era muy normal, por ejemplo, y nadie miraba mal. En el cine sigue habiendo cierta manga ancha al respecto: en no pocas ocasiones, si hay una situación de abuso sexual es que ella en verdad lo desea, o es que es algo muy divertido... Pero bueno, el discurso también va cambiando. Aunque el discurso de la entrega en la mujer, ese "no estás aquí para disfrutar", está muy interiorizado. Al menos, ahora la toma de conciencia es bastante generalizada: no nos da vergüenza reclamar nuestros derechos.

-¿Cuál diría que es actualmente el discurso más peligroso?

-La falsa libre elección. Ahora se disfrazan las cosas: ¿mitad de jornada? Ah, es porque tú quieres, nadie te obliga. ¿La prostitución? Ah, es porque ellas quieren, podrían limpiar escaleras. Y así... Realmente, así es como funciona el neoliberalismo a todos los niveles: sé emprendedor, si luego fracasas, es que no vales lo suficiente, no has trabajado lo suficiente, no sabes ver por dónde va el mercado, etc.

-Luego está el "está todo conseguido", "las mujeres árabes sí que están oprimidas"...

-Si estuviéramos hablando de un corpus externo, de una ideología externa, todo sería más fácil: pero el machismo es también una ideología emocional y sentimental, y nadie consigue salir del todo de esa telaraña. Somos seres construidos, sí, pero a varias capas... Es muy difícil asumir, de repente, que toda tu vida ha estado es coordenadas de subordinación, o que el cuento que te vendieron no era color rosa... Que has vivido engañada, o equivocada. Eso es lo que pasa con muchas mujeres que dicen no haber experimentado el machismo, o que hacen las cosas por amor, por libre elección... "Podrás creer que estoy viviendo una vida absurda, lo mismo estoy viviendo una vida absurda, pero la vivo porque quiero, es una elección mía".

-Plantea la redundancia del término heteropatriarcado.

-No me opongo a nada, ¿eh? Pero si lo analizamos con cuidado, me parece peligroso. ¿Por qué? Porque reduce el alcance de la subordinación de la mujer al ámbito sexual: y por supuesto que también existe en el ámbito sexual, y por supuesto que el patriarcado también ha subyugado y subyuga a los homosexuales, pero la sumisión de la mujer no se refiere sólo a su uso del sexo: se extiende a todos los ámbitos, desde la brecha salarial al ámbito de los cuidados. La opresión es global y profunda.

-Una de las fortalezas más potentes la integran las cuotas de poder.

-Porque son inercias: muchas veces, no se dan ni cuenta. Yo tengo una lucha particular, por ejemplo, con los Cursos de Verano, que siempre que me llaman de alguno lo digo: ¿por qué hay menos mujeres visibles existiendo muchas mujeres que tratan estos temas? ¿Sólo trabajáis por excelencia, entonces, las mujeres somos más idiotas...? En el cine, que es un campo que trabajo mucho, directoras y guionistas tienen muchos problemas para que sus proyectos salgan adelante: los productores, claro, suelen ser hombres. La pelea es que se aplique la Ley de Igualdad y se exijan comisiones de paridad para recibir ayudas. Así, lo mismo cambiaban las cosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios