L Primer asesinato tras la ruptura del alto el fuego

Los etarras fugados iban a atentar con bombas-lapa

Comentarios 0

Los tres etarras que mataron a un guardia civil en Francia y dejaron en coma a otro agente tenían en su poder material para fabricar bombas-lapa con las que, muy probablemente, iban a atentar en España en los próximos días. En el registro del Volkswagen Golf con el que huyeron los terroristas, los agentes de la Policía francesa han encontrado temporizadores, detonadores, cloratita y otros elementos. Estos datos vendrían a confirmar lo que ya apuntó el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que reveló que una de las "hipótesis" con las que trabaja la Policía francesa y la Guardia Civil es que "podría tratarse de un comando que estaba preparado para entrar en España".

El maletero del coche en el que huyeron los tres etarras -dos hombres y una mujer- después de acribillar a los agentes de la Benemérita alojaba además un artefacto compuesto por unos 300 gramos de material explosivo. El coche apareció en Haut-Mauco, a unos 80 kilómetros del lugar del atentado, y pudo haber sido abandonado allí por la terrorista, ya que, al parecer, los etarras se separaron en su huida. Los dos hombres secuestraron a una mujer que conducía un Peugeot 307 liberándola poco después.

El hallazgo en el interior del vehículo de temporizadores, detonadores, cloratita y otros elementos para fabricar bombas-lapa, refuerza la teoría de que se trataba de comando de ETA que pretendía entrar en España, aunque no se descarta la posibilidad de que fueran miembros de la logística militar de la banda terrorista, encargada de suministrar explosivos a los comandos.

En todo caso, la posibilidad de que fuera un comando listo para entrar en España a atentar es una de las "hipótesis" con las que trabajan tanto los agentes galos como la Guardia Civil. Así lo confirmó ayer el ministro del Interior, que recordó, en declaraciones a la Cadena Ser, que no sería el primer comando que se "detiene o ahuyenta en estas circunstancias". Rubalcaba, que siembre habló de hipótesis, señaló que a buen seguro en su huida precipitada los terroristas habrán dejado "pistas" que muy posiblemente permitirán "saber quienes eran y sus intenciones".

Pero a pesar de insistir en que "estamos ante presunciones porque desgraciadamente no hay testigos oculares", Rubalcaba sí reveló que hay cosas que "están meridianamente claras". En este sentido, confirmó que se trató de "una huida precipitada" y, por tanto, el atentado contra los dos guardias civiles no fue "un acto premeditado". A partir de esta consideración, el titular de Interior relató que "lo más probable es que los dos guardias civiles entraron en una cafetería, que en contra de lo que se ha dicho no era un lugar habitual para ellos", y se encontraron "con tres etarras a los que reconocieron". Fue en ese momento cuando hubo "algún movimiento" de los agentes que llevó a los etarras a descubrir que les habían descubierto y lo que hicieron los terroristas fue "matarles para que no les cogieran".

Rubalcaba confirmó que los agentes estaban haciendo trabajos de seguimiento e investigación, algo que se hace en territorio francés de forma habitual y permanente porque es allí donde ETA tiene su "núcleo de reserva". "No es un secreto para nadie", apuntó el titular de Interior que señaló que "dadas las características de la acción, podía haber sido Francia como podía haber sido Alemania".

Mientras tanto, la Policía francesa sigue movilizada en la búsqueda y captura de los terroristas. Durante la noche del sábado, las fuerzas del orden del país vecino levantaron el dispositivo especial Plan Épervier, que movilizó numerosos medios terrestres y aéreos, activado la víspera en el suroeste para tratar de capturar en su huida a los etarras. La pista se perdió a primera hora de la tarde del sábado cerca de Burdeos, donde soltaron a una mujer a la que habían secuestrado para robarle su coche.

más noticias de CÁDIZ Ir a la sección Cádiz »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios