La esquina de Lázaro Dou y El Lucero, un lugar peligroso

  • El bar pide un paso de peatones y denuncia dificultades para personas con poca movilidad

Una moto pasa a gran rapidez buscando la calle Lázaro Dou, procedente de la plaza de Sevilla. Una moto pasa a gran rapidez buscando la calle Lázaro Dou, procedente de la plaza de Sevilla.

Una moto pasa a gran rapidez buscando la calle Lázaro Dou, procedente de la plaza de Sevilla. / julio gonzález

El bar El Lucero del Muelle ha enviado una carta a la Delegación Municipal de Urbanismo para informarle sobre diversas anomalías existentes en el espacio público próximo al establecimiento. En concreto se trata de dos cuestiones que a juicio de la propiedad de este negocio pueden causar percances para los peatones.

El Lucero reclama un paso de peatones entre el final de la Cuesta de las Calesas y la avenida del Puerto, justo a la izquierda del bar, "ya que pasar de una acera a otra es una odisea" debido a la velocidad con la que los vehículos procedentes de la plaza de Sevilla toman la calle Lázaro Dou en dirección a San Juan de Dios. Además, el bar denuncia que las personas con movilidad reducida no pueden usar los escasos cuatro metros que distan de El Lucero a la pared del Palacio de Congresos, ya sea por la ausencia de un paso regulado o porque el bordillo de la acera más próxima al negocio no está rebajada. Esto obliga a que estas personas, para acceder a la zona del Palacio de Congresos, tengan que dar dos rodeos, uno cruzando la avenida del Puerto para seguir por la reja del muelle hasta el monumento Antorcha de la Libertad, cruzar de nuevo hacia la Aduana y continuar hasta el semáforo de la Cuesta de las Calesas al lado de la estación de trenes, un recorrido de 433 metros; y otro, de poco más de 209 metros, dando un rodeo al edificio Fénix para llegar a Lázaro Dou y de allí a la pared lateral del Palacio. El Lucero ha adjuntado a su misiva un informe de accesibilidad realizado por el arquitecto Víctor Manuel Gómez.

El segundo punto de la denuncia se refiere a la eliminación de obstáculos en las paradas de autobuses de la avenida del Puerto. Según El Lucero, tras las obras de la última reordenación de las paradas se plantaron árboles de pequeño tamaño a la altura de las aceras "que dificultan de manera importante el acceso a los autobuses de personas con movilidad reducida". Los árboles "se alinean con las puertas de los vehículos constituyendo un hándicap insalvable también para ancianos o carros de niños". Asimismo El Lucero indica que existen varios hitos que dificultan la movilidad en la zona, entre ellos un poste de información de la frecuencia de llegada de los autobuses, buzones de correos y la presencia de árboles enfermos que amenazan desprendimiento de ramas. Para este último problema adjunta informe del ingeniero de Montes Javier Gómez, donde se alerta del peligro que supone el Sophora japonica ante la parada de la Línea 1, no aclimatado al entorno "y que presenta un mal estado sanitario de conservación, con daños estructurales severos por hongos de pudrición". Según el informe, la inestabilidad de la estructura de la copa conlleva "un riesgo potencial muy importante para la seguridad de las personas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios