La encrucijada de Emasa

  • La pérdida de plazas de zona azul por la peatonalización de la Plaza de España y la llegada del carril bici o las obras en el subterráneo del Campo del Sur complican el futuro de la empresa

Varios vecinos pasean el viernes por una plaza de España sin aparcamientos. Varios vecinos pasean el viernes por una plaza de España sin aparcamientos.

Varios vecinos pasean el viernes por una plaza de España sin aparcamientos. / lourdes de vicente

Comentarios 2

El Ayuntamiento está claramente decidido a peatonalizar las plazas de España y de Argüelles. Urbanismo ya dispone de un diseño y al menos por tercera vez en los últimos meses el viernes volvió a impedirse aparcar en toda la zona, para mostrar a la ciudadanía cómo son estas dos plazas sin coches aparcados ni transitando. El proyecto es arriesgado, es ambicioso, y ha despertado dudas y recelos entre vecinos y ciudadanos. Que si cómo acceder a los garajes, que si se podrá llegar a las casas para descargar las compras, que si... Pero en un segundo plano del debate, casi sin mencionarse, queda expectante un afectado principal de este proceso: Emasa. La empresa municipal de aparcamientos se vería seriamente dañada si Argüelles y Plaza de España quedan sólo para peatones. Sería una suerte de estocada final que se suma a otros dos antecedentes también muy contrarios a los intereses de esta sociedad: por un lado, la implantación del carril bici y la eliminación que según el trazado actual conllevaría en los aparcamientos de buena parte de la circunvalación del casco histórico; y por otro, la fuerte inversión que necesita el subterráneo del Campo del Sur y que reclama Inspección.

Casi el 20% de la recaudación de la zona azul se consigue en la Plaza de España

el carril bici

Después de años de retraso en la ejecución del proyecto, el nuevo equipo de gobierno consiguió acelerar la tramitación, cobrándose para ello una víctima importante: el aparcamiento. Hasta 875 plazas se estima que se van a perder en la ciudad una vez que todo el trazado ciclista esté ejecutado. Un porcentaje de estas plazas corresponden a tramos de zona azul actualmente activos, por lo que la implantación del carril bici ya afectaba directamente a Emasa. Tanto, que se llegó a solicitar un informe de la situación para conocer datos reales (número concreto de plazas de zona azul que se perderían, posibles alternativas para recuperar esas plazas en otras ubicaciones, traducción económica que esa futura pérdida supondría para la empresa...); informe que hasta la fecha no ha trascendido.

campo del sur

A la espera de esa llegada del carril bici ya mencionado, este verano se conocía también la necesidad por parte de Emasa de afrontar una serie de obras en el aparcamiento subterráneo del Campo del Sur. La Inspección de Trabajo emitía un informe que obligaba a mejorar el estacionamiento en muchos aspectos al no cumplir la actual normativa, lo que podría derivar incluso en el cierre del equipamiento. El informe técnico de Emasa elevaba la inversión necesaria para reparar todo lo apuntado por la Inspección hasta los 710.000 euros.

A esta partida, además, había que sumarle otras actuaciones de menor calado que la propia Inspección reclamaba también para los aparcamientos del Ciudad de Cádiz, Cuesta de las Calesas e Ingeniero La Cierva.

Ante este revés, el presidente de Emasa, David Navarro, anunciaba que el dinero obtenido en su día por la venta de Talleres Faro y que se iba a utilizar para la construcción del subterráneo ahora descartado de la Avenida de Astilleros (dos millones de euros) se destinaría a realizar todas las obras de mejora pedidas por la Inspección de Trabajo.

PEATONALIZACIÓN

El último revés para la empresa de aparcamientos llega de manos del propio equipo de gobierno y su decidida intención de peatonalizar la Plaza de España y Argüelles. Ambas plazas conforman uno de los pulmones de aparcamiento más importantes de la ciudad, y al mismo tiempo es también uno de los puntos más importantes para la recaudación de Emasa.

Según ha podido saber este periódico los ingresos de la zona azul de estas dos plazas suman casi el 20% del total que por este concepto recaudó Emasa el pasado año. Porcentaje importante teniendo en cuenta además que la zona azul supone el 36% de los ingresos totales de esta empresa -al menos en los datos del año 2016, a los que ha tenido acceso este periódico-.

Eliminar el estacionamiento en la plaza de España y en Argüelles supondría para la sociedad municipal perder alrededor de 160 plazas de zona azul (126 en plaza de España y el resto en Argüelles), del total de 850 plazas de zona azul que se reparten por toda la ciudad -sin contar las que durante los meses de verano se activan en todo el Paseo Marítimo, que por cierto también se perderán con el proyecto de reurbanización que elimina prácticamente todo el estacionamiento en esta vía-.

La solución que en el caso de la peatonalización de la Plaza de España se ha dado desde el Ayuntamiento (habilitar esas 160 plazas de aparcamiento en el aparcamiento en superficie de la Autoridad Portuaria) arregla, en parte, el problema de estacionamiento; pero no el de Emasa, que no recibiría ingresos por los estacionamientos en ese terreno situado tras el IES Cornelio Balbo.

Esta realidad que se le avecina a Emasa con más o menos margen de tiempo hay que analizarla en base a las cifras y a la situación actual de la empresa. Utilizando datos de 2016, los beneficios apenas suman 3.464 euros, una cantidad muy inferior a la cuantía que se dejaría de ingresar si se pierde la zona azul de Plaza de España y mucho más si se pierden el resto de plazas con la llegada del carril bici. Además, en torno a esa cifra de beneficios hay que tener en cuenta que se logró gracias al acuerdo entre empresa y trabajadores para que el cobro del 50% de la paga atrasada de 2012 se cobrara a principios de este año y no a finales del pasado, cuando correspondía. Esa partida ascendía a los 50.000 euros, que hubieran generado un saldo negativo al cierre del ejercicio.

Igualmente interesante es que el coste de la plantilla de Emasa supuso el pasado año un 71,28% del total de ingresos que generó la empresa, que da trabajo en la actualidad a 47 empleados. Este porcentaje ya de por sí alto generaría muchos problemas si la partida de ingresos -3.017.322,59 euros en 2016- se viera mermada por la eliminación de plazas de zona azul o por el aumento de gastos para afrontar, por ejemplo, esas obras de mejora que reclama Inspección.

Una difícil encrucijada de la empresa pública de aparcamientos sobre la que hasta el momento no se ha pronunciado el equipo de gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios