El edificio anexo será un centro pedagógico y se restaurará de forma complementaria al templo

  • Expertos en documentación y en nuevas tecnologías trabajan en la configuración del proyecto

El arquitecto Francisco Torres complementará su actuación en el Oratorio de San Felipe Neri con la intervención en el edificio anexo. Para ello, el Consorcio del Bicentenario está ultimando el proyecto definitivo, que convertirá este inmueble en un centro pedagógico sobre la Constitución de 1812. "Será un centro de interpretación y conocimiento no sólo del Oratorio, sino de todo lo relacionado con lo que ocurrió en Cádiz en aquel año", explicaba ayer a este periódico la gerente del Consorcio, María Luisa García Juárez.

Actualmente se está trabajando en dos niveles, según informó García Juárez. Por un lado, se están manteniendo contactos con distintos expertos en documentación para preparar contenido que tendrá este centro pedagógico. Al mismo tiempo, se están haciendo también consultas con distintas empresas especializadas en las nuevas tecnologías para estudiar de qué forma se pueden ofrecer mejor estos fondos a los usuarios del edificio.

La intención es que el inmueble anexo al Oratorio -cuya construcción se cree que puede datar del siglo XVIII, aunque no se han encontrado documentos que lo esclarezcan- sirva para el estudio de todo lo relacionado con la Constitución de 1812, ofreciendo las mejores facilidades para ello y dotándolo con todo el material que sea necesario. Además, se prevé dedicar una parte del espacio para la musealización.

Estas claves serán las que sirvan a Francisco Torres para concluir el proyecto del edificio anexo, que también estaba ya redactado anteriormente. "Se está empezando a trabajar para concretar qué se tiene que hacer ahí exactamente", explica Torres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios