El remolcador incautado traía el mayor alijo de cocaína de este año

  • La Policía localizó las cuatro toneladas de droga bajo la cocina

  • En el mercado su valor habría superado los 120 millones de euros

Casi cuatro toneladas de cocaína traía el remolcador Thoran en un tanque escondido bajo su vieja cocina. Si en la edición de este sábado este diario ya informaba de que el barco de bandera de las Comores, con sus siete tripulantes detenidos, había llegado al muelle pesquero gaditano, donde agentes del Grupo de Operaciones e Intervenciones Técnicas (GOIT) de la Policía Nacional intentaban localizar la droga, de madrugada se constató que se trataba de un alijo histórico, el mayor incautado en lo que va de año, con nada menos que 3.800 kilos de cocaína de gran pureza que en el mercado podrían haber superado los 120 millones de euros, cantidad que se hubiera podido triplicar una vez cortada con otras sustancias.

El barco, un remolcador de 34 metros de eslora construido en 1978, había salido de Colombia y se dirigía a las costas españolas para alijar la droga, que la Policía sospecha que iba a repartirse por el mercado nacional y otros países de Europa. La operación, llevada a cabo de manera conjunta por Policía Nacional, Vigilancia Aduanera y Guardia Civil, y que también ha contado con el apoyo de la NCA británica y de grupos de la lucha contra el narcotráfico de Colombia, se inició hace dos años en Alicante, cuando agentes de la Guardia Civil tuvieron conocimiento de que se preparaba un gran alijo de cocaína. La investigación, coordinada por el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), permitió localizar al remolcador a mediados de septiembre a unas 360 millas náuticas de Guyana, por lo que se pudo calcular que, por su ruta y velocidad, llegaría a costas españolas a mediados de octubre. La culminación a todas estas pesquisas se produjo la madrugada del pasado lunes, cuando agentes de los GEO de la Policías Nacional abordaron la embarcación, que en esos momentos navegaba a unas 540 millas náuticas de las islas Canarias y se hicieron con su control. En el momento del abordaje había muy mala mar, lo que aún dificultó más la operación.

El asalto se produjo desde el buque de Vigilancia Aduanera Fulmar, que durante el año 2016 participó en operaciones para incautar una cantidad aproximada de 11 toneladas de droga y que gracias a esta intervención ha logrado hacerse, de una sola vez, con más de un tercio de toda la cantidad aprehendida el pasado año. Los siete tripulantes, seis de ellos turcos y uno de Azerbaiján, no opusieron ningún tipo de resistencia, aunque tampoco colaboraron informando dónde se encontraba la droga, por lo que hasta que el viernes por la mañana el 'Thoran' no llegó al muelle pesquero de Cádiz no pudo iniciarse la búsqueda, infructuosa durante horas. Finalmente los agentes detectaron que bajo la cocina había un tanque sellado donde podrían estar escondidos los fardos de cocaína, como así fue.

La investigación ha estado dirigida por el Juzgado Central de Instrucción 4 de la Audiencia Nacional. El juez de guardia de Cádiz, que ha abierto diligencias previas y ante el que se presentaron los detenidos, ha decretado prisión para los siete, que hasta su traslado a la cárcel han permanecido en los calabozos de la Comisaría de la Policía Nacional de San Fernando.

En la rueda de prensa en la que se ha dado detalles de la denominada Operación Briol, Agustín Muñoz, subdelegado del Gobierno en la provincia de Cádiz, felicitó a los cuerpos de seguridad del Estado por la intervención. "Las organizaciones criminales saben que estamos muy encima de sus operaciones", y que ese trabajo encuentra sus "frutos" en incautaciones como esta".

Muñoz también recordó la labor de la División de Narcóticos de Colombia y valoró muy positivamente "esa labor de coordinación y colaboración que ha resultado fundamental para conseguir este importante éxito en la lucha contra el narcotráfico".

Por su parte, Ricardo Toro, comisario jefe de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional, indicó que la operación tiene "gran importancia" porque ha utilizado la ruta atlántica, que aún se sigue usando. "Cada vez hay más cocaína producida en Sudamérica, es previsible que haya mayor cantidad de cocaína que llegue a España y nos vemos obligados a incrementar este tipo de operaciones", indicó.

Por parte de la Guardia Civil, Alfonso Rodríguez Castillo, coronel jefe de la Comandancia de Cádiz, informó que la operación se inició hace unos años a través del Equipo de Crimen Organizado (ECO) de la Comandancia de Alicante, enmarcado en la Unidad Central de Operaciones (UCO) de la Guardia Civil. "Había una serie de coincidentes y gracias a esta operación se ha podido lleva a buen término esta operación".

Las casi cuatro toneladas de cocaína salían de Cádiz en un camión de la Brigada de Caballería de la Policía Nacional en dirección a un depósito de droga, donde será analizada para conocer su pureza, antes de ser destruida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios