Un desprendimiento en una pared de Santa Cruz daña una imagen del XVII

  • La caída de los cascotes no provocó daños personales, pero afectó a un San José que ha perdido el brazo izquierdo

  • Se trata de la zona colindante con la calle Cristo del Perdón

Comentarios 2

Nuevo susto en la parroquia de Santa Cruz. Si hace unos meses fue una gotera lo que provocó la alarma en el histórico templo, que mantiene en la actualidad el rango de Catedral, ahora ha sido un desprendimiento en una pared la que ha hecho saltar la preocupación. Los hechos ocurrieron el pasado fin de semana en la pared situada al fondo de la nave central del templo, junto a la puerta que da acceso a la calle Cristo del Perdón -cerrada desde años y en proyecto de reabrirla-. El revestimiento de la zona superior del arco cegado en el que finaliza la nave se vino abajo, sin que hubiera que lamentar ningún tipo de percance ni daño personal, ya que los hechos tuvieron lugar durante la noche, cuando no había nadie en el interior del templo.

No obstante, sí ha sido afectada una de las imágenes expuestas al culto en la iglesia. En concreto, se trata de una talla de San José, de alto valor artístico. Datada en el siglo XVII, su ejecución se ha relacionado con el círculo del prestigioso imaginero Juan Martínez Montañés, por lo que se considera que la realizó algún discípulo suyo. La policromía sí parece ser posterior, faltándole además la imagen del Niño Jesús propia de las representaciones de San José. Fuente consultadas consideran esta talla como "una obra de alto nivel, sobre todo como testigo del gran aporte que tuvo que suponer la denominada Escuela Sevillana por proximidad y prestigio, desgraciadamente desaparecida aunque con obras aún de suma importancia en la ciudad".

Hace unos meses apareció una gotera en otra zona del histórico templo de El Pópulo

Esta imagen ha sufrido, entre otros daños y desperfectos, la rotura de su brazo izquierdo, que apareció en el suelo al día siguiente del desprendimiento.

El párroco de Santa Cruz, Rafael Fernández, ha decidido trasladar la imagen del lugar que ocupaba al fondo de la iglesia a uno de los laterales de la capilla de San Antonio, ante la posibilidad de que puedan repetirse nuevos desprendimientos en esa pared y para evitar retirar del culto una talla que según precisa el párroco "tiene bastante devoción entre los feligreses y acude mucha gente a rezarle a diario".

Además, está a la espera de conocer una evaluación técnica de los daños para proceder a la reparación tanto de la zona desprendida como de la imagen del santo. De hecho, indica Fernández que mañana está prevista la visita de un perito de la compañía de seguros para hacer una primera evaluación de daños.

Por el momento, no se tomarán otras medidas de seguridad -como el precinto de parte del interior del templo o incluso su cierre- al entenderse que se trata de un problema puntual de un tramo de pared. Pero en Santa Cruz extremarán la vigilancia en los próximos días para velar por el estado de un templo que fue rehabilitado en 2008 y que en menos de una década ya presenta serios problemas en algunas zonas.

De hecho, la capilla que ocupa estos días la imagen de San José (la de San Antonio) es precisamente la que fue afectada por goteras el pasado mes de febrero, después de unas lluvias. En este caso, el problema se achacó a la dejadez de la Junta de Andalucía, que desde 2008 tiene pendiente finalizar las obras en Santa Cruz, además de retirar del edificio la pesada maquinaria que se colocó para habilitar un sistema de aire acondicionado o un ascensor que nunca funcionaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios