El desempleo radiografía la crisis económica

  • Aumentan la dificultad para hallar ocupación y las quejas

Comentarios 2

Las doce de la mañana y la oficina del Servicio de Empleo de la avenida de Andalucía, en Cádiz, está llena. Muchos desocupados ya conocían las cifras que se ofrecían, ayer, en los diferentes boletines de radiofónicos: el paro ha aumentado. Aunque en Cádiz es donde menos creció. La crisis hace crecer el desempleo y sobre todo a quiénes estaban ocupados en sectores que la han sufrido, por ejemplo la construcción. Al preguntar, la respuesta es unánime y parecida a la de Teresa de 36 años, que lleva seis meses recibiendo una prestación, "los desempleados notamos la crisis porque no encontramos nada de trabajo, ya que los empresarios están reacios a contratar".

Rodolfo de 26 años y con la carrera de arquitectura recién acabada hace seis meses, comenta algo parecido, "la crisis se nota, mis compañeros que a terminaron antes que yo, ya tienen trabajo, sin embargo, como está ahora la construcción es difícil encontrar trabajo".

Otros, llevan poco tiempo en el paro. Lo aprecian no porque no encuentren trabajo, sino porque han tenido que ir al Sae, como es el caso de Aurora, una ex contable de una promotora inmobiliaria. "Es la primera vez en veinte años que tengo que venir. Se advierte en el ladrillo, hace 18 meses que no se vendía un piso".

Una ex dependienta de comercio asegura también que "sí no hubiera crisis, y hubieran bajado las ventas me habrían hecho indefinida".

Los desempleados se apuntan en las listas de desempleo de nuevo, o bien se registran por primera vez, o solicitan la prestación de desempleo, o sino esperan a que les llamen para trabajar.

Mientras esperan la llamada del Sae con una oferta de trabajo o la llamada de su jefe para que vuelvan porque la cosa ha remontado, se mantienen con las prestaciones que ofrece el desempleo.

Y es que hay algunos desempleados que se quejan de que la crisis hace aumentar el empleo sumergido, y también el que los contraten y los despidan constantemente, para no hacer al empleado fijo.

Cada desempleado tiene una circunstancia distinta: familias a su cargo, los desempleados por primera vez, los que se encuentran en esta situación desde hace seis meses, que han cursado innumerables cursos de formación, entre otros. Y las quejas son para todos los gustos. La mayoría coinciden en lo mismo: el paro no se agiliza, pero sobre se quejan de que las ayudas son muy cortas porque cuando se terminan, muchas veces, los desempleados no han encontrado trabajo. Los parados también se quejan de los cursos de formación que "te forman pero no te integran", y de que muchos son como "un trámite porque vas por obligación o si no te quitan la prestación".

Los desempleados no conocen si perdurara mucho en el tiempo, la crisis, tampoco si alcanzará mayores dimensiones, pero si saben que las cifras de desempleo aumentan y que hay familias que necesitan de las prestaciones para llegar a fin de mes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios