Los delitos y las faltas bajan en 2007 casi tres puntos con respecto a 2006

  • Las estadísticas policiales reflejan un aumento de los casos de malos tratos y de los robos con fuerza en viviendas de la capital · La Policía Nacional mantiene un alto índice de resolución de los casos

Comentarios 8

Los delitos y las faltas registrados en la capital gaditana durante 2007 experimentaron un suave descenso del 2,66 por ciento en comparación con los detectados y denunciados en el año 2006, según los datos manejados por la Dirección General de la Policía, que vienen a corroborar el paulatino descenso de los hechos delictivos en una ciudad en la que la tónica de los últimos años fue la de la bajada de delitos pero el aumento de las faltas. Ambos apartados decrecen ahora, más los delitos que las faltas, aun con algunas cuestiones, como los malos tratos, que siguen experimentando subidas, aunque sus protagonistas se topan con una eficacia policial, en su caso, muy alta.

La capital gaditana registró el año pasado 2.257 delitos, frente a los 2.330 de 2006, un descenso del 3,13 por ciento que también se registró en el número de faltas: 3.847 en 2007 frente a los 3.941 de 2006, un descenso del 2,38 por ciento. La unión de los delitos y las faltas también bajaron, un 2,66 por ciento.

Esta tendencia descendente no es mayor por culpa del aumento de algunos delitos en 2007 con respecto a 2006. Es el caso de los malos tratos, a las mujeres y a otros miembros de la unidad familiar (como de hijos a padres), de los ataques contra la libertad sexual, los robos con fuerza en viviendas, en cajeros o con tarjetas falsificadas o las faltas contra las personas. Pero también destaca en estos apartados el alto índice de resolución de los casos, siempre según las estadísticas policiales. Un ejemplo: de los 336 casos de malos tratos de 2007, casi uno al día, sólo 5 no fueron esclarecidos por los investigadores. Por todos ellos se practicaron 217 detenciones. Aumentaron igualmente las actas por posesión o consumo de drogas, armas y objetos peligrosos, a lo que ha podido contribuir el mejor control de la zona de movida juvenil tras la creación del botellódromo.

También conviene resaltar que el repunte de los robos en viviendas se produjo en verano, cuando una banda especializada centró sus operaciones en Cádiz, en la Avenida principal de la ciudad, hasta que el dispositivo policial logró desarticular a un grupo que se había asentado en la Bahía y que operaba en varias poblaciones.

En el otro lado de la balanza destaca la bajada de algunos de los delitos más habituales en los últimos años en la capital gaditana, como pudiera suceder con los tirones o los robos con violencia e intimidación. La unión de ambos bajó casi en un 20 por ciento el año pasado. Igual sucede con la sustracción de vehículos, fundamentalmente ciclomotores, o con los robos en el interior de coches aparcados en la vía pública, que también descendieron. O el tráfico de estupefacientes, en el que a un descenso del 21 por ciento se une un índice de eficacia sólo dos puntos por debajo del cien por cien.

Y este paulatino, pero generalizado, descenso de los delitos y las faltas se acompaña de una disminución, lógica, del número de detenciones: 980 en 2007 frente a las 1.049 que se produjeron durante el anterior 2006.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios