"Nos ha dejado limpios, a cero"

  • La eléctrica Seimel es una de las afectadas por la quiebra de Guisul en Sanlúcar

El caso de la constructora Guisul en Sanlúcar es, desgraciadamente, una prueba de que los analistas no se equivocan: el sector hace aguas por momentos. "Fue a finales de diciembre, en cuestión de días y nadie lo vio venir". Así lo describe José Hernández, empresario de 53 años. Su negocio, Sanluqueña de Estudios y Montajes Eléctricos, es uno de los afectados por la quiebra de Guisul y la paralización de 18 promociones de tamaño medio. El impago afecta al 40% del presupuesto, unos 340.000 euros. Además tenía una deuda en pagarés que, afortunadamente, ha podido devolver al banco pero que le ha vaciado la caja después de veinte años de actividad. "Nos ha dejado limpios y ahora a empezar de cero otra vez como hace once años, cuando también nos dio un palo otra constructora. El problema es que uno ya no tiene 30 años".

Pero el problema, como el proceso, todavía no ha terminado. Para poder continuar con la obra ha tenido que suscribir un seguro de crédito y caución -póliza de riesgo- para, en caso de que persista el impago, tener garantizado el cobro del 80% del dinero restante.

Según asegura José Hernández, la constructora ha solicitado la apertura del procedimiento judicial de suspensión de pagos pero el juzgado de lo Mercantil lo ha rechazado y han tenido que volver a pedirlo. En palabras de este empresario, la deuda total supera los mil millones de las antiguas pesetas y las familias afectadas son más de 200. "En Sanlúcar ha sido un destrozo. Ha cortado por lo sano. Dice que tenía un agujero y que no podía salvarlo aunque seguía teniendo ingresos", sostiene Hérnandez, que reconoce que otros profesionales, como el carpintero, están atravesando mayores dificultades que su empresa. Una mejor situación en la que ha sido decisiva su diversificación, ya que los contratos con Guisul eran el 50% de su actividad, y la entrada en un nuevo proyecto de instalación de placas solares en San Roque. Eso le ha permitido no tener que afrontar el despido de ninguno de sus 16 trabajadores, aunque cuatro de ellos han tenido estos días vacaciones forzosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios