Cofradías

El decreto de Borriquita 'fulmina' a la actual junta de gobierno

  • Además de cesarla advierte que en el cabildo se "tendrá en cuenta" lo ocurrido

Comentarios 9

La Iglesia ha vuelto a sacar su cara más amarga en la relación con las hermandades con un nuevo decretazo, en esta ocasión dirigido a Borriquita y a su actual junta de gobierno. Esta decisión era esperada desde la semana pasada, cuando el Obispado suspendiera de nuevo el proceso electoral (que acumula tres meses de retraso). Pero aún así, el contenido del documento que firmó ayer el delegado episcopal de Hermandades, Sebastián Llanes y que fue depositado en el buzón de la hermandad, es contundente y deja a la actual junta de gobierno con muy pocas opciones de optar a la reelección.

En repetidas ocasiones a lo largo del decreto se deja claro que la autoridad eclesiástica "tendrá en cuenta" todo lo ocurrido en el seno de la hermandad a la hora de convocar las elecciones y dar su aprobación a los candidatos. Estos hechos acaecidos desde que se iniciaron los trámites electorales en Borriquita ha provocado un "clima poco propicio en el seno de la hermandad" que la ha llevado a una "grave situación", según refleja la introducción del documento emitido ayer por el Obispado, de seis páginas.

En esta introducción se ofrece un repaso a los diferentes inconvenientes vividos en los últimos meses, reflejando incluso la renuncia que presentó el delegado eclesial de la hermandad, Manuel Cerezo, junto a la comisión nombrada tras el primer día de la exposición del censo, el 20 de agosto, cuando según el decreto "numerosos hermanos" y miembros "de la candidatura de Ortiz, además de familiares" intentaron "obstaculizar el proceso".

Este último hecho -la dimisión de Cerezo- ha supuesto el detonante a la paralización del proceso y al nombramiento de un comisario, como ya avanzaba ayer este medio y como propusieron en la reunión del pasado lunes el director del Secretariado Diocesano, Alfonso Caravaca; el director espiritual de Borriquita, Carlos García Quijano y el presidente del Consejo, Miguel García (según se informa en el decreto).

Sebastián Llanes ha decretado de forma oficial el "cese del hermano mayor y toda su junta de gobierno", que serán sustituidos al frente de la hermandad por la figura del comisario que asumirá el vicehermano mayor de Humildad y Paciencia, Juan José Pereira Cunill. Este cofrade deberá ahora reunirse de un equipo para asumir la gestión de la cofradía, principalmente encaminada a realizar un nuevo censo de hermanos. Para ello contará, entre otros, con el ex hermano mayor de Piedad, Juan Carlos Torrejón.

En cuanto al proceso electoral, el decreto establece que "queda paralizado hasta que se haya efectuado el censo de hermanos y considere apropiado el clima de la hermandad". Será en ese momento cuando vuelva a exponerse el censo válido para el cabildo y se abra un nuevo plazo de presentación de candidaturas.

Y es precisamente en esto último cuando el decreto deja prácticamente cerrada la posibilidad de que Ortiz y su candidatura puedan volver a presentarse, al señalar que se analizará "con todo detenimiento" a los candidatos, "en especial su capacidad de diálogo y actitud en equipo" para evitar que en el futuro puedan darse situaciones como las que vive Borriquita en los últimos meses. Asimismo, se vuelve a poner de manifiesto, como ya se reflejaba en la introducción al decreto, que "se tendrá en cuenta" todo lo que ha ocurrido a la hora de aprobar las candidaturas.

Desde el Secretariado y la comisión que se nombró en Borriquita se asegura que el decreto ha sido la última opción posible en el proceso de esta hermandad, habida cuenta de los distintos conflictos acaecidos en los últimos meses.

Juan José Pereira deberá ahora formalizar su comisión, que deberá aprobar el Obispado, y hacerse cargo de la hermandad, levantándose previamente un acta de los documentos y enseres que se le entregarán por parte del hermano mayor cesado. Precisamente, el comisario mantuvo ayer un primer encuentro con el director espiritual de la cofradía, para conocer más a fondo la situación.

Esta situación se espera que no se alargue más de dos meses, mostrándose Caravaca confiado en que el cabildo pueda celebrarse finalmente "a finales de octubre o principios de noviembre, si todo va bien".

A este cabildo, que dará como resultado a la junta que gobernará en Borriquita hasta 2012, tiene muy pocas opciones de presentarse el actual hermano mayor, Ignacio Ortiz, que ayer recibió un documento que por su gravedad y contundencia recuerda al enviado a Juan Antonio Laluz, de la cofradía de Columna, en 2006.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios