La crisis se hace patente en el negocio de alquiler de pisos para el verano

  • Las inmobiliarias dicen que la ocupación de las viviendas por temporada ha descendido entre un 50 y un 25% este año

Comentarios 3

La crisis se está haciendo notar en el negocio de alquiler de pisos para el verano. La inmobiliaria más pesimista ve la situación "horrible" y asegura que se han ocupado la mitad de pisos que el pasado año. La más optimista dice que uno de cada cuatro pisos se ha quedado libre. Todas las consultadas aseguran que el mal momento económico ha castigado este verano al arrendamiento de viviendas vacacionales.

Carmen de la Espada, de Mercasa, explica que los propietarios piden las mismas rentas que el pasado año pero que ahora los pisos se quedan vacíos. Se ocupan "la mitad" de las viviendas que el verano anterior. "Da pena", describe De la Espada. Pese a lo "horrible" de la situación, los propietarios no hacen rebajas. Mercasa explica que una quincena en la zona de extramuros viene a costar mil euros. Un piso de tres dormitorios en pleno Paseo Marítimo se intenta alquilar durante el mes de agosto por entre 2.800 y 3.000 euros.

Con respecto a los veraneantes, Carmen de la Espada explica que han llamado muchas personas insteresadas del norte de España, aunque en algunos casos se han desanimado al conocer los precios de los alquileres.

En Hispania, Miguel Payán reconoce que la temporada de alquileres está "flojita" y cifra la caída de la ocupación en un 25%, algo que ya veía venir. Payán explica que los precios de los pisos que se ofertan para el alquiler se han congelado con respecto al pasado año porque "nos hemos en cargado de ello". Los propietarios que han rebajado los precios son los que han encontrado inquilinos.

Lo más demandado, según explica este agente inmobiliario, son los pisos situados en el Paseo Marítimo durante la primera quincena de agosto. Es lo más caro, pero es lo que quieren las personas que vienen de zonas donde se alcanzan altas temperaturas en verano, como sevillanos, cordobeses o extremeños. "Quieren vistas al mar", resume el agente. Pero estas vistas suponen pagar hasta 2.000 euros por la quincena. La media estaría en 900 euros.

Pepe Linares, de Prodyser, habla de "tranquilidad" durante esta temporada. En años anteriores era imposible encontrar un piso de alquiler en Cádiz a estas alturas del año y ahora hay. La crisis ha hecho que la ocupación de estas viviendas decrezca un 30%, estima. Linares coincide con el resto de sus compañeros en que los precios de los alquileres se han congelado desde el pasado año, pero las ofertas hoteleras hacen que en muchos casos "salga más barato un hotel, y encima te dan de comer". Entre los clientes de los alquileres están los ya habituales turistas nacionales.

El problema, dice Linares, son los alquileres estacionales, porque los anuales tienen mucha demanda. Propietarios de pisos de intramuros que querían arrendarlos por temporadas han firmado al final contratos por un año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios