fiesta | la noche grande del carranza

Las coplas no estaban prohibidas

  • Miles de personas se echaron a la calle para disfrutar de la primera noche de Trofeo sin barbacoas ni botellones en la playa

  • El Carnaval concitó la atención de gaditanos y turistas

Comentarios 6

Sin sobresaltos y con miles de personas sabedoras ya de la prohibición de hacer botellones en la playa se desarrollaba anoche la experiencia piloto de sustituir las barbacoas por las coplas de Carnaval en la jornada grande del Trofeo Carranza. Policía Local y vigilantes de seguridad velaron porque las personas que accedían a la arena no llevaran consigo comida o bebida. Los carteles colocados a lo largo del Paseo Marítimo disuadían al público de pegarse un homenaje donde los últimos 30 años hubo quien incluso bajó un sofá y se cometieron grandes barbaridades contra el medio ambiente.

La prohibición de darse un festín en la playa fue el mejor aliado de la hostelería. Los establecimientos se llenaron desde mucho antes de que empezara la fiesta de las coplas. La ausencia del Cádiz en la gran final del torneo propició que muchos gaditanos se lanzaran antes de tiempo a los alrededores del Estadio. Un gentío esperaba para degustar, gratis, los repertorios de las punteras del pasado Carnaval. Para los turistas nacionales era un regalo añadido. Las agrupaciones, doce de ellas finalistas y dos semifinalistas del Concurso del Falla 2017, se preparaban en el Complejo Deportivo Ciudad de Cádiz. El Ayuntamiento gaditano habilitó estas instalaciones para que los carnavaleros pudiesen vestirse, desvertirse y ducharse a la vuelta de sus actuaciones.

Alrededor de las once de la noche, cuando todavía se disputaba la final del Carranza entre el Málaga y Las Palmas, comenzaron a sonar los tangos, pues fueron cuatro coros los que abrieron el turno de actuaciones. Así, en el Paseo Marítimo, frente a la calle Nereidas, estrenaba el escenario el coro de Paco Martínez Mora 'El vapor del sur'. También en el Paseo, frente a la calle García Agulló, hacía lo propio el coro de Faly Pastrana y David Fernández, 'El batallón Fletilla', segundo premio en el COAC 2017. Frente a la calle Brasil, el coro revelación del año, el de Antonio Bayón y José Antonio Valdivia, 'La reina de la noche', cuarto premio en el Falla. Y para rematar el pistoletazo de salida a una larga noche, el coro de Julio Pardo y Antonio Rivas, 'Por Andalucía', tercer clasificado, se subía al tablao de la Glorieta Ingeniero La Cierva. Fuera de cartel, aunque concitando mucha atención del público, estaban preparados para cantar, cerca de La Cierva, los chirigoteros de 'Los Pop-Jackson', la callejera del Love y compañía.

Al cierre de esta edición la fiesta era inmejorable y no parecía que nadie echase de menos las barbacoas que derivaron en 'bebecoas' y acabaron, desde ayer, en un Carnaval de verano para deleite de los aficionados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios