La compra de Altadis por Imperial complica el diálogo

  • La firma inglesa definirá en junio cómo quedará la empresa. Las naves de Loreto siguen teniendo un uso continuado

La adquisición de Altadis por la británica Imperial Tobbaco, operación cerrada hace unas semanas, está dificultando la negociación que el Ayuntamiento había abierto con la anterior compañía hispano francesa para hacerse con los depósitos de la Tabacalera en Loreto.

El diseño que en el nuevo Plan de Ordenación Urbana plantea el Ayuntamiento para este equipamiento, cuyo primer siglo de existencia está a punto de cumplirse, divide en dos sus usos. Por una parte, se mantiene la intención de convertir las naves en un complejo sociocultural directamente relacionado con Hispanoamérica, donde pudiesen celebrarse ferias, congresos y actos; y por otra, se reserva la amplia explanada de acceso a las dependencias fabriles para la construcción de un edificio de nueva planta que daría cabida a la nueva Facultad de Medicina.

Aunque la idea de Teófila Martínez de ceder este suelo para el centro académico fue muy bien recibida por la Universidad y por la Zona Franca (relacionada de forma indirecta al ser la que gestiona la construcción del hospital de Cádiz), su desarrollo está resultando más complicado de lo que inicialmente se esperaba. El Ayuntamiento se ha topado con un cambio de propiedad en Altadis, por lo que los contactos iniciales han servido para poco. El gobierno local debe esperar ahora a que los nuevos propietarios se aclaren y digan cuál va a ser el futuro de la planta tabaquera de Cádiz, compuesta por la fábrica ubicada en la entrada a la capital y los depósitos de Loreto. Si finalmente opta por entablar negociaciones y vender las naves centenarias, habrá que definir el coste que tendrá para las arcas públicas. Por lo pronto, el Ayuntamiento tiene claro que en esta operación debe implicarse el Consorcio del 2012.

Si nos atenemos a los usos actuales de los depósitos, la cuestión se complica aún más. Aunque Imperial Tobbaco mantiene la norma de Altadis de no aportar datos sobre el grado de utilización de estas naves, fuentes cercanas a la compañía destacan que estas dependencias siguen utilizándose para almacenaje tanto del tabaco listo para la distribución y consumo como de la producción que se fabrica en Zona Franca. No se llenan, sin embargo, todos los depósitos, lo que sí ocurría de forma más habitual cuando Altadis tenía allí ubicadas las oficinas de Logista, una empresa encargada de la distribución. En verano sí se incrementa la carga de trabajo ya que es la época en la que se aprovecha para realizar labores de mantenimiento en las dependencias centrales de la entrada a Cádiz.

En el caso de que se cierre un acuerdo con el Consistorio y se abandonen los depósitos, parte del suelo vacío en el complejo tabaquero ya está preparado para levantar naves de almacenamiento que se podrían completar ampliando el terreno previa negociación con la Zona Franca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios