Muchos comercios permanecieron abiertos hasta las tres de la tarde

  • Juan Tovar destaca que más de un 60% de los que apostaron por los cruceros "persevera"

Comentarios 1

Los comercios del centro de Cádiz tienen cada vez más claros los criterios que rigen, a partir de ya mismo, la modificación de sus horarios ante la presencia masiva, en días contados, de cruceristas. Ya saben, por lo menos, según Juan Tovar, presidente de Cádiz Centro Club de Calidad, que "no es planteable no cerrar o ampliar horarios si no llegan como mínimos dos o tres cruceros a la vez". Y están experimentando con el método de la observación, unos comercios de manera más activa que otros. Los hay que ayer mismo optaron por mantener sus puertas abiertas hasta las tres o tres y media, aunque también los hubo, "zapaterías sobre todo" que optaron por no cerrar el mediodía. Otro punto que ya les dicta la propia experiencia es que existe una "hora muerta" en la que el turista toca a repliegue y se marcha a su camarote. "A partir de las tres y media es raro ver un crucerista por medio", asevera Tovar.

Lo cierto es que Juan Tovar se atrevió, tras realizar un rápido sondeo entre varios de sus asociados, a estimar que entre un 60 y un 70% de los comerciantes que dieron el "sí" a abrir inicialmente sus tiendas "persevera" en su objetivo de sacarle partido a este tipo de turismo, que cada vez llena más las calles de la capital. De todas formas, el presidente de los comercios del centro afirma que el "período de observación" sigue hoy abierto durante estos días en los que se vive, de nuevo, otra avalancha de turistas que hará que casi 20.000 cruceristas pasen por los muelles de Cádiz.

Lo que sí tiene poco margen de error es que "plantearse abrir un domingo es ya harina de otro costal: "ya no se trataría de compensar los horarios del personal sino que ya intervendrían negociaciones propias de una apertura en día festivo". "De todas formas, si un domingo coinciden cuatro o cinco cruceros, todo se hablaría".

De esto se lamenta Sandra, del touroperador Iberoservice, aunque dice entender que por dos cruceros, como los de este domingo, "no trae cuenta abrir las tiendas". De todas formas, "a nosotros no nos reporta beneficios que las tiendas estén abiertas pero, evidentemente, nos es mucho más fácil 'vender' la ciudad". Para Gema Rosso, la cosa es bien sencilla: "que abra el que quiera, pero que abra". Rosso aclara que se le escapa parte de la polémica que ha suscitado la apertura de las tiendas en época de cruceros porque "al final, el que tenga una tienda, que abra si quiere, y que se dejen de hablar de experimentos. Es todo mucho más sencillo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios