El comercio espera una campaña buena pese al ahogo económico

  • Grandes superficies y tiendas tradicionales mantienen la confianza en que la fiesta haga a los gaditanos volver a soltar el bolsillo, aunque reconocen que ha pasado el tiempo de las facturaciones récord

La cuota de la hipoteca duplica a la que había hace sólo tres años; el Euríbor se encarama al 4,9% en su nivel más alto de este siglo; la inflación anual supera ya el 4% y el litro de combustible hace tiempo que rebasó el euro. Cada uno por sí solo es un elemento desestabilizador de la economía de los hogares y juntos forman un cóctel que podría hacer augurar unas Navidades poco bienaventuradas para los comercios. Sin embargo, contra pronóstico, la mayoría de las principales voces del sector en la provincia coinciden en tener buenas sensaciones y expectativas positivas: la fiesta es la fiesta y los cinturones se apretarán pero sin oprimir.

Y es que la tendencia al dispendio de estos días es, sin duda, clave para los establecimientos jugueteros y de regalos, para los que las ventas de la campaña navideña suponen en torno a un 30% de los ingresos anuales. Pero también, de forma directa o indirecta, para la mayor parte de las cerca de 30.000 actividades comerciales de la provincia, ya que el aumento de consumo en los días navideños no se restringe al buen yantar y los presentes, sino que beneficia también a muchos otros sectores como el turismo o el transporte.

Además, dos hechos avalan las expectativas positivas de cara a la Navidad: el puente de la Constitución y la Inmaculada fue bueno o muy bueno, según la fuente consultada, debido en parte a que fue más intenso que otros años al concentrarse en cuatro días; y este año hay dos días más de venta, ya que en 2006 tanto la Nochebuena como la Nochevieja cayeron en domingo, lo que restó estas aperturas especiales. En cambio, este año los comercios podrán abrir todos los domingos (hoy 15, el 22 y el 30) y, además, el 24 y el 31 de diciembre.

Según la Unión de Consumidores de Andalucía, los gastos en alimentación y regalos serán similares y entre ambos supondrán el 67% del total, mientras que los juguetes se llevarán casi el 12% y para el ocio reservaremos el 8,4% restante. Aunque el pequeño comercio, las grandes superficies y los centros comerciales sacaron ya sus ofertas y guirnaldas a finales de noviembre, el aluvión de ventas llegará con el final de curso. Mientras tanto, el director del Carrefour Bahía (Bahía Sur), Francisco Pousa, asegura que el consumo se están escalonando más entre los días de diario, lo que hace que el fin de semana "se compre bien". La perspectiva de esta gran superficie, al igual que las de El Corte Inglés, es mejorar la facturación del año pasado, lo que resulta crucial para el cierre del año, ya que en este periodo las grandes superficies incrementan notablemente su volumen de negocio. Incluso, según Pousa, el establecimiento isleño llega a duplicar el resultado de un mes normal. "Las ventas hasta el 10 de diciembre son mejores que las del año pasado y para las Navidades esperamos mantener o tener una evolución un poco al alza, en parte por las ofertas competitivas que tenemos y que la gente agradece", vaticina el director de Carrefour Bahía, que destaca la importancia en estas fechas de los mecanismos de fidelización y financiación de que dispone la empresa gala líder europea en el sector de la distribución. La fiesta es la fiesta, pero cada vez se recurre a un mayor endeudamiento para poder llenar el carro con los juguetes y viandas deseados. El Club Carrefour, con el que se obtienen descuentos de hasta el 30% en próximas compras, la tarjeta Pass Visa, y sistemas como el pago aplazado están registrando "sin duda" un incremento de demanda en comparación con el año anterior.

No ocurre igual en El Corte Inglés, donde la contratación financiera se mantiene en los mismos niveles del año pasado, según fuentes del centro gaditano. Sin embargo, en la gran superficie de la capital sí está siendo clave en esta campaña el crecimiento de las reservas de juguetes. La muñeca o el juego se encarga de forma anticipada y la compañía de Isidoro Álvarez lo lleva a domicilio bien para la Nochebuena o para Reyes, según el gusto y la tradición del cliente. Hasta el momento, la subida respecto al año pasado es del 30% y es que peor que aguantar las eternas colas en las tiendas es desesperarse al pensar en la decepción del niño por quedarse sin su juguete favorito. "Los clientes lo agradecen y cada año son más previsores". Otra área fruto de los nuevos hábitos de cara a estas fechas es la de platos preparados, que también ha aumentado su servicio de encargos para los días señalados.

Mientras, el pequeño comercio también confía en mantener su nivel de ventas, una expectativa moderada "en vista de la transición económica que vivimos", argumentó el presidente de la asociación Cádiz Centro de Calidad, Juan Tovar. Aunque el puente también fue bueno para el comercio del corazón de la capital, todavía es pronto a su juicio para hacer un pronóstico de unas fiestas que, sin llegar a ser una actividad estacional como ocurre en verano con determinados establecimientos hosteleros, sí "ayudan a cerrar el año". Además, los últimos meses no han sido satisfactorios porque hay una "atonía en el consumo que está afectando a todos los sectores" y que en el caso concreto del textil se ha agravado por el "clima benigno" que ha habido durante la temporada de otoño.

Más negativa es la opinión de José Piñeiro, presidente de la Asociación de Comerciantes de La Laguna-Paseo Marítimo. Para él, la "importante bajada" del negocio desde verano se percibirá también en la campaña navideña y aunque culpa de esta situación en parte a las grandes superficies, también lo atribuye a la pérdida de población de Cádiz, al incremento del endeudamiento familiar y a sí mismos, por la "falta de confianza que tenemos en nosotros y por no actualizar nuestros sistemas de gestión". Una decadencia que, bajo su punto de vista, también es resultado de "la falta de unión" entre los comerciantes. "Hay muchas soluciones pero todas pasan por que nos pongamos de acuerdo y todos tiremos del carro".

Y dentro de la alimentación, el segundo sector más representativo del negocio de estas fiestas, uno de los principales termómetros del consumo es, junto a los mercados municipales, la marisquería portuense Romerijo. Según su gerente, José Antonio Romero, las perspectivas "son halagüeñas" y muestra de ello es que hasta el inicio de esta semana habían recibido ya más de cien pedidos. El año por estas fechas eran en torno a 70 ó 80, lo que significa un satisfactorio incremento del 20%. Sin embargo, esta cifra es sólo una pequeña parte del volumen de ventas que alcanzan en estas fechas, ya la mayoría se concentran a partir del 20 de diciembre. Lo más demandado en los pedidos es una bandeja surtida de dos kilos, cuyo precio oscila entre los 60 y los 140 euros, dependiendo de la calidad y el tipo de marisco incluido. Lo que no varía es el producto estrella, la gamba, que sigue siendo "la reina del marisco", aunque también se demandan mucho los langostinos, las cigalas y, cada vez más, las langostas.

Y si hablamos de preferencias de comida para Navidad, también hay que mencionar los juguetes más solicitados, que para algo se llevan el 32% del gasto familiar: la tecnología, sobre todo consolas y videojuegos, seguirá siendo el clásico, especialmente la Wii y juegos como el SmackDown 2008, el PES 2008 (fútbol) y el Call Of Duty 4, ambientado en Oriente Medio. Además, las estrellas de El Corte Inglés, cuyo catálogo recoge 2.477 juguetes, son la Casa de Mickey Mouse y el ring de Pressing Catch, mientras que en Carrefour, donde hay 4.100, son Mi Loro Molón y la muñeca Bebita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios