"Se puede comer mejor sin hacer grandes cambios"

  • La experta en nutrición señala algunas claves para mejorar la alimentación

Con motivo de la inauguración en Cádiz del nuevo programa sobre alimentación, vida y cultura dirigido a las personas mayores que pone en marcha la Obra Social La Caixa, la experta en nutrición Gemma Salvador pronunció ayer una conferencia sobre la importancia de la nutrición en el bienestar.

-El tema de la charla que ofrece hoy en Cádiz es la nutrición y la calidad de vida. ¿Cuáles son las claves para seguir una alimentación adecuada?

-De entrada lo más importante, como apunto en mi conferencia, es transmitir que pequeños cambios en el comportamiento alimentario pueden significar con el tiempo grandes beneficios. No hace falta hacer grandes sacrificios o tratamientos nutricionales, y modificar por completo hábitos establecidos por años, lo que es muy difícil. Con pequeñas variaciones en cuestiones como la forma de distribuir las comidas o cocinar es posible evitar enfermedades asociadas a la obesidad o seguir un tratamiento. Lo que intento trasladar es que existen alternativas a las restricciones. Por ejemplo, si una persona debe reducir la sal no significa que tenga que hacer dieta insulsa, hay otras opciones para dar sabor a los platos o para sustituir, en otro caso, el azúcar.

-Usted ha participado en la elaboración de programas nutricionales dirigidos a la población desde la Generalitat. ¿Qué puede hacerse desde la administración para mejorar el modelo alimenticio?

-Hacer este tipo de programas es un deber y una obligación de los gobiernos, de la administración. La Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 2005 insta a los países a realizar planes para fomentar la actividad física y mejorar la alimentación. Para que estas estrategias sean fructíferas no pueden realizarse desde un sólo ámbito o por un sólo colectivo profesional. Debe ser multidisciplinar y multisectorial. Precisa la participación de todos los ámbitos sociales, del centro de salud, al educativo, el laboral o la industria alimentaria, y del médico al profesor. Es esencial así la participación municipal, no sólo de la administración sino también de asociaciones y colectivos.

-Informes recientes sitúan a Cádiz como la provincia con mayor índice de obesidad en niños y jóvenes. ¿Qué consejos puede aportar para cambiar esta realidad?

-Deben implantarse estrategias coordinadas para, además de mejorar la alimentación, potenciar la actividad física. En el caso infantil esta cuestión es incluso más importante. En nuestra sociedad ha aumentado la visualización de pantallas y se ha reducido el ocio activo. Para facilitar que los niños estén en movimiento tanto en su actividad cotidiana como en el ocio es esencial la participación de las familias. Por ejemplo, el fin de semana no debe asociarse a ver una película en familia en el sofá y comiendo dulces, sino a una actividad conjunta en la que se incluyan actividades como caminar o montar en bicicleta. Para esto los municipios tienen que ofrecer opciones de ocio activo e informar a las familias. Por el otro lado, el de la alimentación, hay que aumentar el consumo de frutas, hortalizas y legumbres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios