Debate sobre cádiz ¿QUÉ CIUDAD QUEREMOS? (II)

Una ciudad que mira al mar, la cultura y el comercio "de calidad"

  • Representantes de la vida política, económica y cultural plantean modelos de futuro para Cádiz en los que se prima la apuesta por la modernidad y la compenetración con el resto de localidades de la Bahía

Proyectos sobre la ciudad puede haber tantos como gaditanos viven aquí. En la segunda parte de la serie sobre 'Qué Cádiz queremos', Diario de Cádiz ha sondeado a representantes de la oposición política del comercio, la cultura, la educación y la empresa, tras conocer ayer la opinión del gobierno local.

lEl PSOE elaboró un largo listado, que ocupa catorce folios, con sus sugerencias al Plan de Ordenación Urbana que viene a resumir el modelo de ciudad que se defiende desde esta formación. Todo se basa en una ciudad moderna, sostenible, joven y con oportunidades. Una ciudad que debe tener claro "a lo que se puede aspirar, pero sabiendo que todo lo que se plantee debe hacerse bajo la premisa de la calidad". Así se expresa el portavoz del grupo municipal socialista Rafael Román, para quien el modelo de ciudad que plantea el Ayuntamiento del PP no aporta ningún signo de modernidad para Cádiz, salvo en los proyectos auspiciados desde la Junta y el Estado. El Cádiz que pinta Román "apuesta por la movilidad como ocurre en otras capitales, con el tranvía y estacionamientos disuasorios y por la sostenibilidad, que hoy es un verdadero desastre con el PP cuando hay que trabajar en un plan de ahorro energético". Busca el PSOE políticas efectivas de rejuvenecimiento de la población, "cuando hoy se hace poquito y a empujones y con proyectos inviables como los palafitos de Cortadura, olvidándose de otros espacios urbanos". Sobre estas bases se defiende también la conversión del centro de la ciudad "en un verdadero atractivo", mencionando el proyecto de la Plaza del Mar, uno de los más ambiciosos que se han planteado para la ciudad, recuperando la conexión con el puerto y toda la fachada marítima como gran acceso a la ciudad. "Debemos aprovechar el atractivo extraordinario que tiene Cádiz y su capacidad de llamada, convirtiéndola en el centro de una gran ciudad de más de medio millón de habitantes que es la Bahía". Otra de las patas del desarrollo urbano para Román debe ser la Universidad, exigiendo en este caso la conclusión del mapa universitario. En materia cultural, defiende "una programación estable, de calidad donde se puedan ofrecer acontecimientos de atracción nacional". Y junto a la cultura, el ocio y el turismo, menciona también la necesidad de mantener y fortalecer el puerto y la actual configuración del astillero naval. El resto de las empresas "deben ir en las Aletas, apostando Cádiz por las nuevas tecnologías".

l"Hay que trabajar sobre dos grandes aspectos: la recuperación de la rica historia de Cádiz y su relación con el mar, que no están ni optimizadas ni utilizadas", afirma José Manuel Hesle, presidente de la asociación de vecinos de Puntales, una de las entidades más dinámicas de la ciudad. Para Hesle es fundamental recuperar "el espíritu ilustrado de la ciudad" y que éste se refleje en una rica programación cultural, mencionando en este sentido la necesidad de fortalecer el carácter universitario y cerrar de forma definitiva el diseño del campus universitario con una población formada y que mime el lugar donde viven. El mar es otra de las grandes apuestas de la ciudad, según el dirigente vecinal. Aquí propugna, además de continuar con el desarrollo económico de sus muelles, potenciar la zona como elemento turístico y de ocio. "La Bahía está infrautilizada como campo de regatas, que debería de estar acompañada por un recinto ferial y una estructura empresarial centrada en un sector que tiene un gran potencial económico. No se olvida Hesle de "la necesidad de mejorar la hostelería. No hay una oferta hotelera suficiente, a la vez que deberíamos de plantearnos un sector que sepa vender el estilo de su época histórica más rica, en lo que se incluiría un comercio que venda también esta imagen, que es única. Todo ello se complementaría con una oferta de ocio igualmente desarrollada alrededor del comercio y la navegación.

lEl empresario y secretario general de la Confederación de Empresarios considera que la ciudad ya está dando los pasos adecuados para perfilarse como una capital con futuro, con un modelo sociocultural y económico muy claro y lógico. "Hay un diseño muy lógico por lo que respecta a la potenciación de la cultura y el turismo, recuperando el valor histórico de Cádiz con la creación de una red de museos muy interesantes". Las posibilidades que ofrece la celebración del Bicentenario son únicas y no deben desaprovecharse, según la reflexión de Sánchez que tiene claro que todas las administraciones y entidades privadas "estamos de acuerdo en lo básico". Como empresario que es, apoya la conversión del polígono exterior de la Zona Franca en un referente para las nuevas tecnologías. Todo ello incrementando la relación con el resto de las poblaciones de la Bahía.

lEmpresario del comercio y dirigente de Cádiz Centro-Club de Calidad, una de las entidades que más han animado el comercio del centro de la capital, el análisis del Cádiz que defiende Pedro Rivera no podía olvidarse de este sector, uno de las grandes patas de la economía gaditana. "Tal como está la situación en Cádiz, es fundamental desarrollar un gran centro comercial en la capital, que debería ir estrechamente relacionadas con una mejora en las empresas de servicios que en muchos casos adolecen de profesionales bien preparados". La atracción del comercio también debe ir unida a la cultural: "Tanto la iniciativa privada como la pública debemos cuidar esta oferta porque debe convertirse en una atractivo importante para la ciudad, como ocurre en otras capitales. Aquí un elemento fundamental es la mejora de las infraestructuras para facilitar la entrada y el acceso a la zona de ventas". Esta mejora de las conexiones conlleva "la obligación de vivir de cara a la Bahía. En este sentido, no debería de preocuparnos la pérdida de población que sufre Cádiz sino la interrelación con el resto de las poblaciones del área metropolitana". En todo caso, tiene claro que en la medida en la que se consiga una ciudad habitable, con buenos servicios y perspectivas de crecimiento asentado, "las clases medias retornarán porque es una ciudad ideal para vivir en ella". La llegada de la alta velocidad es para Rivera una gran apuesta, destacando como este medio de comunicación ha revitalizado ciudades a las que ha llegado, como Ciudad Real, "que estaba en peor situación económica que Cádiz". Reclama también el empresario gaditano la necesidad de "creer en las posibilidades que tiene Cádiz, aunque siempre desde una postura autocrítica pues a la vez que debemos quererla hay que cuidarla".

lRafael Barra preside una sociedad pública, la Autoridad Portuaria, que desarrolla ya un papel esencial en el diseño de la nueva ciudad, tanto con el proyecto del nuevo muelle de contenedores como con la proyección de los cruceros turísticos. Asume Barra la importancia de la relación entre el muelle y la ciudad pero advierte que esta hay que realizarla respetando las leyes internacionales de seguridad para estos espacios. "Si se quiere que atraquen barcos de tráfico internacional, será necesario mantener las vallas, por lo que esta integración se puede realizar desde el respeto con la autoridad portuaria". Junto al desarrollo económico del muelle, a Rafael Barra le preocupa especialmente la movilidad y el esponjamiento de la ciudad: "Hay que pensar más en el transporte público, en el tranvía. Me aterroriza pensar qué va a pasar cuando por el segundo puente pasen 70.000 vehículos. ¿Dónde se van a meter?". Todo ello se completa con una modernización de la ciudad de servicios, pensando especialmente en la Bahía en una sociedad que Barra considera que debería de abrirse más al exterior. "El gaditano es muy campechano y todos alaban su amabilidad, pero debemos aprender idiomas, debemos conocer más mundo".

lDiego Sales, rector de la Universidad de Cádiz, tiene en la mente una ciudad que recupere la esencial del viejo esplendor del siglo XVIII y principios del XIX. "Cádiz tiene un casco antiguo perfectamente trazado, donde aún perviven instituciones con gran raigambre estrechamente relacionadas con la cultura y cuya proyección exterior debería de potenciarse especialmente con la importancia que va a tener la conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1812, no sólo en Iberoamérica sino también Europa, donde la Constitución firmada en Cádiz tuvo una gran relevancia. En esta línea es la que se debe seguir para construir toda una industria de ideas, cultura y turismo". Coincide Sales con otros encuestados en la necesidad, también, de mirar más al mar "y no seguir de espaldas al mismo. Ha sido el puerto el que ha traído la riqueza mientras que otras industrias lo que han provocado ha sido la dependencias de la ciudad hacia el sector público".

lEl director del Museo de Cádiz, Juan Alonso de la Sierra, sitúa al edificio que gestiona como uno de los referentes culturales y turísticos de la 'nueva' ciudad. Formaría parte de la recuperación del casco histórico, que él considera esencial, "potenciando los centros culturales y logrando que el Museo de Cádiz se convierta en uno de los referentes de la capital, como el gran foro de la cultura en la provincia". Incide también De la Sierra en la necesidad de trabajar por un área metropolitana más eficaz. "Hay que tender hacia una gran ciudad, en lugar de pequeños o medianos municipios con relativo peso específico", lo que beneficiaría en todos los aspectos de la vida cotidiana y en la consecución de proyectos por parte de otras administraciones. Menciona Juan Alonso de la Sierra la importancia de todo el desarrollo portuario, a la vez que considera vital no limitar la mejora de la ciudad a los grandes espacios económicos o al casco antiguo: "Hay que actuar también en Puerta Tierra, remodelando poco a poco lo que está mal urbanizado. Aquí hay mucho que hacer, porque no estoy de acuerdo con quienes dicen que la ciudad está urbanísticamente terminada. Además, si queremos ser referente, es muy importante la imagen que se ofrece".

lCádiz debe ejercer de capital pero lo debe de hacer no como padre orgulloso sino como padre bueno. No debe transmitir autoridad sino cariño". Quien así se expresa es José de Mier, delegado del Gobierno en la Zona Franca, organismo que junto al Ayuntamiento afronta una operación que todos los encuestados por el Diario consideran esencial en el diseño de la ciudad del futuro: la modernización del polígono exterior del Consorcio. Pero más allá de esta apuesta económica, muy importante en la recuperación del sentido de capitalidad, José de Mier considera que Cádiz necesita "esponjarse un poco". Como otros, no ve un peligro la pérdida de población en la ciudad, "no hay que temer nada, especialmente en el ámbito de la Bahía, como gran área metropolitana. Por contra, sí considera prioritario apostar por la calidad de vida de los ciudadanos, lo que se consigue además de con nuevos servicios con la apertura de espacios libres en todo el término urbano. Este toque de modernidad también debe verse, según De Mier, en el desarrollo de una industria limpia que apueste por las nuevas tecnologías "lejos de las industrias del mono". Junto a ello, el delegado de la Zona Franca también mira al mar y a los deportes náuticos como referentes de un turismo y un comercio de calidad y por el que también trabaja el Consorcio, incluyendo la mejora de la accesibilidad a la capital donde debe primar el transporte público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios