El choque de las ideas con la realidad

  • Los vecinos muestran sus dudas sobre la peatonalización de la plaza de España

  • El acceso de los vehículos de residentes o la celebración de eventos, entre sus interrogantes

El concejal de Urbanismo, Martín Vila, explica a los asistentes algunas de las claves de la peatonalización de la plaza de España. El concejal de Urbanismo, Martín Vila, explica a los asistentes algunas de las claves de la peatonalización de la plaza de España.

El concejal de Urbanismo, Martín Vila, explica a los asistentes algunas de las claves de la peatonalización de la plaza de España. / FITO CARRETO

Comentarios 1

La generación de un proyecto que supone un cambio importante en la vida de los vecinos supone un momento de ilusión, aunque también de incertidumbre. Cuando la alteración de la fisonomía de una plaza se traslada a un plano, todo parece idílico por el avance que puede suponer para los ciudadanos. Pero, a veces, la realidad es mucho más tozuda, sobre todo cuando lo que aparece en un papel puede trastocar el día a día.

Si lo que se plantea es la peatonalización de un espacio tan emblemático como la plaza de España, lo primero en lo que se piensa es en cómo va a afectar esta sustancial variación a la vida diaria. A un lado se dejan los beneficios que esta iniciativa supondrá en aspectos como los nuevos usos para este lugar o la reducción de la contaminación acústica o ambiental. Lo que importa saber antes de dar su bendición a la idea es si uno puede llegar a su garaje con su vehículo o si podrá parar un momento en el portal para descargar la compra o recoger a una persona.

Dentro de los actos de la Semana de la Movilidad, el Ayuntamiento presentó ayer a una treintena de vecinos, comerciantes y representantes de colectivos el anteproyecto de peatonalización de la plaza de España en la tercera sesión del taller 'Diseña tu plaza', que se celebró en la Casa de la Juventud. Un trabajo realizado por la Oficina Técnica Municipal a partir de las diferentes propuestas que surgieron en las dos jornadas de 'Vive tu plaza', en las que se cerró el tráfico rodado en este espacio del centro de la ciudad.

El de ayer fue un debate distinto, ya que, en esta ocasión, se confrontaron las ideas trasladadas al plano para conseguir un espacio diferente al actual con la realidad de las necesidades de los vecinos, que están, incluso, más alejadas del rediseño de la plaza.

En su introducción, el concejal de Urbanismo, Martín Vila, resaltó la importancia que tiene para el Ayuntamiento una actuación como ésta, ya que "es clave que impulsemos el cambio del modelo de movilidad". A partir de esta premisa, Vila resaltó que el anteproyecto es "un documento abierto" para la aportación de propuestas.

Tras las explicaciones del representante del Plan C Moisés Velasco sobre las propuestas que salieron de las dos sesiones anteriores de 'Diseña tu plaza' y del arquitecto municipal Juan Manuel Sánchez del Pozo sobre la redistribución de la plaza, comenzaron a salir las cuestiones a resolver. Entre tantos cambios, la primera pregunta que hizo una vecina fue la más evidente de todas: "¿Esto es inminente o está todavía en estudio?" Una pregunta a la que Vila se afanaba en contestar que la idea del equipo de Gobierno era mantener un proceso con los ciudadanos para presentar sus propuestas, además de resaltar las bondades de tener una plaza "más habitable, más amable".

Aunque durante la charla empezaron a surgir algunas de las dudas, en el turno de palabra se hizo más palpable lo que realmente le importaba a vecinos como Pedro, que reclamó una mejora en el alcantarillado de la plaza, ya que "ahora mismo es imposible pasar" cada vez que llueve. A esto unió la posibilidad de hacer carga y descarga delante de su casapuerta o el posible ruido que se pueda generar por la organización de eventos en este espacio una vez que se haya reordenado. "Éstas son las inquietudes, no que la plaza se ponga bonita, que lo damos por hecho", resaltó el vecino.

La cuestión del acceso de los residentes con sus vehículos protagonizó gran parte del debate. De hecho, fueron varios los vecinos que resaltaron esta cuestión, ya que en la actualidad sí pueden llegar hasta sus portales, algo que no podrían hacer con una peatonalización estricta. Una confrontación de opiniones de la que, al final, salió una propuesta para plantear la posibilidad de crear una zona de carga y descarga para residentes para que, en ocasiones puntuales, puedan parar cerca de sus hogares para descargar o cargar el maletero o recoger a una persona. De hecho, y ante la idea de que a la plaza sólo puedan acceder los servicios públicos o los propietarios de garajes, se llegó a hablar de la posibilidad de instalar este espacio en la calle Conde O'Reilly. Un guante que recogió Martín Vila y que se tendrá que estudiar.

Un fantasma que apareció en la reunión fue el de la movida, que hace dos décadas sufrió el barrio de San Carlos. "Prefiero seguir con los coches", dijo uno de los asistentes ante la eventualidad de generación de ruido en la plaza de España con la celebración de conciertos. "Creo que es importante que se hagan zonas calmadas para todo, no para hacer conciertos hasta las 12 de la noche", apuntó otro vecino. Incluso, también se hizo público el temor de que la plaza de España se convierta en un lugar en el que proliferen las terrazas de los establecimientos de hostelería.

Ahora, la tarea del Ayuntamiento es convencer a los vecinos, los que van a sufrir el cambio directamente, de que la reordenación y la peatonalización de la plaza de España también es beneficiosa para ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios