Una certeza y muchas incógnitas

  • El alcalde José María González es el único que tiene confirmada su candidatura para revalidar la Alcaldía

El alcalde de Cádiz, José María González. El alcalde de Cádiz, José María González.

El alcalde de Cádiz, José María González. / julio gonzález

Apenas queda un año y medio para las próximas elecciones municipales. Unas elecciones trascendentales para Cádiz capital pues tras las mismas se confirmará que el sorpresivo cambio político producido en 2015 no fue una mera incidencia temporal y se convierte en tendencia y en un cambio social en la ciudad o, por el contrario, se retorna a lo que ha sido habitual en más de dos décadas de dominación conservadora. Nos ponemos a un año y medio de las elecciones y salvo el partido en el gobierno, Podemos, nadie más sabe de manera oficial quién encabezará su lista respectiva.

José María González ya tenía el puesto asegurado desde el inicio de su primer mandato como alcalde, pero ha sabido afianzarse en el cargo. Lejos de los iniciales titubeos, despistes y pasos mal dados, González está fuerte en el sillón de Salvochea. Por supuesto no tiene quien le sople dentro de su formación, ni hay nadie con ganas de ello, y ahora baraja una hipótesis que en 2015 era un mero sueño: conseguir la mayoría absoluta para gobernar sin los sobresaltos que ahora sufre.

Lo cierto es que Podemos se presentó a las municipales de 2015 con el único fin de entrar en el Ayuntamiento y molestar todo lo posible. Para nada pensaban que iban a gobernar. Pero ahí están. Y como el mundo no se ha hundido y la ciudad sigue adelante en 2019 se vuelven a presentar, pero lo hacen pensando en ganar. Juegan con algunas encuestas propias y extrañas que le dan un importante avance, superando incluso al PP, e incluso rozando la mayoría absoluta, su gran sueño.

Para ello se han puesto como mandato para este año que queda por delante el no meter la pata. Y sacar adelante algunos de los proyectos de desarrollo urbano y, sobre todo, social, que tienen pendientes y que deben trasladar a la ciudadanía el sello de la casa, conscientes como son del grave problema de vivienda y empleo que sigue soportando la ciudad.

La presencia de José María González al frente de la candidatura es una garantía de buenos resultados, como lo fue durante veinte años para el PP la de Teófila Martínez. González, con gran capacidad de conexión con el vecino de la calle, sigue fuerte entre los suyos, pero además ha ganado enteros en otros colectivos de la ciudad ideológicamente más alejados.

Queda por ver si Podemos se presenta solo o van en coalición con Izquierda Unida.

Tras el balance de 2015 todo hacía prever que IU-Ganemos acabaría diluyéndose dentro del entonces poderoso Podemos. Sin embargo, Ganar Cádiz en Común se ha ido asentando como fuerza de gobierno. Aunque sólo cuente con dos concejales, lo cierto es que en su día fueron hábiles asumiendo la gestión de delegaciones muy visuales: Urbanismo, Memoria Histórica, Cultura, dejando en manos de Podemos áreas muy quemadas y de difícil solución, como Servicios Sociales. No nos extrañe que IU en Cádiz busque una nueva relación institucional con Podemos en Cádiz, como en estos días se está debatiendo ya en el conjunto nacional por parte de ambas fuerzas.

Podemos, en todo caso, considera que puede ganar y que para ello necesita reforzar su lista electoral. Ya no van a ser concejales sino gestores, y sus rectores saben que van a tener que afinar mucho, especialmente si se mantiene la configuración de las listas a través de los círculos de Podemos, que con el tiempo se han visto pocos útiles para el gobierno de una ciudad.

Frente a ellos, el Partido Popular sigue sin aclarar la elección de un cabeza de lista. Desde el mismo 2015 el nombre de Teófila Martínez ha estado en la duda sobre su continuidad o no.

La popular ganó los comicios de 2015 pero dejando por el camino a siete concejales, la mayoría absoluta y con ello el gobierno de la capital. Un descalabro del que el PP aún no ha logrado recuperarse. La dirección del partido ha dejado en manos de Teófila Martínez la decisión sobre su continuidad política, antes de que ellos tomen una postura concreta. El PP le debe todo a Teófila Martínez y hoy, a pesar de impacto de hace tres años, sigue siendo su referente incapaz como ha sido esta formación de situar en la arena política a nuevos nombres.

Curiosamente son los más veteranos del PP del Cádiz los que asumen la necesidad de una profunda renovación y ven con malos ojos como aún hoy se mantienen en la actualidad de la ciudad los mismos nombres de siempre. Pero a la vez son conscientes de que Martínez es el apellido de referencia. La pregunta del millón es si son capaces de recuperar la mayoría con ella al frente o suficientes escaños para completar los 14 ediles (los que dan esta mayoría) con los que pueda conseguir una de las grandes incógnitas para las próximas elecciones: Ciudadanos.

Porque lo cierto es que Ciudadanos se quedó con mal cuerpo tras las elecciones de 2015, con sólo dos ediles. A pesar de ello, hay que reconocer que han sido dos concejales muy activos e, incluso, los principales incordios del equipo de gobierno en numerosas cuestiones.

Habrá que ver si Ciudadanos en Cádiz es capaz de subirse a la ola que tira de esta formación tras su triunfo electoral en Cataluña y que incluso las últimas encuestas la sitúen en el primer puesto nacional. En todo caso, estamos hablando de unas elecciones locales donde mandan más los nombres de los líderes y su capacidad de conexión con el vecindario. Y hoy por hoy, ese no es el fuerte de los dirigentes del partido naranja en la ciudad.

Y nos queda el Partido Socialista, que lleva un cuarto de siglo recorriendo el desierto tras el adiós de Carlos Díaz en 1995 con baile de candidatos, salvo la única excepción de Rafael Román, que repitió como cabeza de lista en 2003 y 2007. Fran González obtuvo hace dos años y medio los peores resultados de la historia de la democracia para los socialistas con sólo cinco concejales pero sin embargo ha jugado el papel más protagonista desde que está en la oposición.

González ha pasado momentos muy críticos en este tiempo pero al final siempre ha sacado la cabeza y ha sobrevivido a todos los intentos de descabalgarle del poder, la mayoría desde dentro de su propio partido. Sin embargo, a nivel interno aparece ahora reforzado pero no parece que tanto para acometer una nueva candidatura de cara a las elecciones. Los socialistas tendrán que realizar unas primarias para elegir al candidato a alcalde, pero si Fran González no comparece y decide dar un paso al lado, tratará de que sea una transición controlada. De momento, gente de su equipo como María José Rodríguez, están adquiriendo protagonismo y ha sido elegida viceportavoz del Grupo Municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios