memoria histórica | mesa redonda sobre los trabajos de exhumación

Más cerca de los 200 del patio 1

  • A mediados del próximo mayo se podrá conocer el estado de las dos fosas comunes del cementerio de San José donde están enterrados más de dos centenares de represaliados

Una imagen del equipo en los trabajos preliminares de la localización de las fosas comunes en el cementerio de San José. Una imagen del equipo en los trabajos preliminares de la localización de las fosas comunes en el cementerio de San José.

Una imagen del equipo en los trabajos preliminares de la localización de las fosas comunes en el cementerio de San José.

Desde julio de 1936 hasta finales de 1942 más de 600 personas fueron asesinadas en la ciudad de Cádiz. Unos murieron resistiéndose al Golpe de Estado, otros por lo que se llamó la Aplicación de Bando de Guerra, algunos sentenciados por consejos de guerra instruidos por los sublevados y muchos fallecieron en prisión encarcelados como opositores a un regimen ilegal. 600 víctimas de las que, al menos, 207 se encuentran soterradas en las dos fosas comunes que se están localizando en el patio 1 del antiguo cementerio de San José. La poca justicia que podemos darles la tenemos un poco más cerca.

La exhumación de cadáveres se centrará en la fosa norte y se localizará la fosa sur

Ya hay un mapa para encontrar ese antiguo tesoro de la reparación y justicia. Un proyecto de intervención que se presentó ayer en la Casa de Iberoamérica realizado por un equipo multidisciplinar, coordinado por el arqueólogo municipal José María Gener y que cuenta, entre otros expertos, con el antropólogo Juan Manuel Guijo, el equipo de prospección geofísica de la Universidad Complutense de Madrid y el historiador Jose Luis Gutiérrez Molina, que han estado trabajando en la localización e investigación de las fosas comunes del camposanto gaditano donde ya sólo queda limpiar y excavar.

"Nosotros confiamos en que a mediados del mes de mayo podremos hacer una primera apreciación de cómo están las fosas, de comprobar qué grado de alteración tienen con respecto a todos los estudios que hemos estado realizando", baraja Gener cuyo lema es "siempre hay que intentarlo" porque "lo importarte es abrir aquello" y después "ya se verá con lo que nos podemos encontrar".

Lo que se presume, según el estudio estratigráfico que ha sido promovido por la delegación municipal de Memoria Democrática y Cemabasa, con la colaboración del programa +30 de la Consejería de Empleo de la Junta, es que en las fosas norte y sur del patio 1 se encuentran más de dos centenares de cuerpos, muchos de ellos, resultantes de la matanza fundacional del franquismo.

De hecho, las víctimas enterradas entre julio de 1936 y marzo de 1937 suponen el 57% de los inhumados en las fosas. Gaditanos de la capital y, también, de la provincia. Sobre todo, procedentes de la Sierra de Cádiz de donde vinieron a morir 53 personas. Además, también se cree que en estas fosas, que han sido rastreadas con un georradar 3D, se encuentran los restos de vecinos de localidades malagueñas, cordobesas, onubenses e, incluso, dos víctimas de Ajofrín (Toledo). Supuestamente, siempre, hasta que comiencen los trabajos

"Ojalá te pudiera decir que vamos a dar con todos pero nos podemos encontrar con sorpresas de que las fosas estén alteradas. Ahora que estamos limpiando estamos viendo mucha zona afectada por maquinaria y cimentaciones de las cuarteladas que había encima, así que hay días que soy optimista y otros en los que pienso que como los restos estuvieran muy arriba se han podido llevado todo...", reflexiona el arqueólogo que, eso sí, considera ya "un éxito" que este trabajo se lleve a cabo.

Los obstáculos son varios, el principal, que estas fosas han sido utilizadas antes y después del Golpe de Estado. Son "muchos" los cadáveres que se encuentran en estas dos cavidades (765 en la fosa norte, 1.617 en la sur) que, eso sí, tienen "la extraña particularidad" que custodian todos los cuerpos, represaliados y no represaliados, "metidos en cajas", algo "nada común" en un enterramiento de este tipo. "No hay ni un cadáver en el cementerio de San José que no esté en una caja", asegura.

También avanzan en el estudio Gener y su equipo que, al parecer, los trabajos en la fosa norte serán menos complicados que en la sur ya que la primera, al ser más antigua, se colmó de enterramientos y tuvieron que construir la fosa sur, "con lo cual los cadáveres que buscamos están más en la superficie de la fosa norte mientras que en la sur están en los niveles inferiores", explica el técnico que adelanta que, como tienen "sólo hasta el mes de julio para realizar el proyecto" pretenden "intervenir más" en la fosa norte, mientras que en la fosa sur "en principio va a ser casi imposible localizar los cadáveres", por lo tanto, lo que vamos a hacer es "localizarla".

Para guiarse en esta tarea, el equipo ha realizado también una secuencia cronológica de los enterramientos construida a partir de los libros de actas del cementerio, que junto a los libros diarios de inhumaciones y de índices del antiguo camposanto, una búsqueda bibliográfica de obras especializadas (de Gutiérrez Molina, de Alicia Domínguez, de García León...) y documentos procedentes de los Archivos Históricos Municipal y Provincial, componen la base documental de este proyecto en el que se explica y justifica la cada vez más cercana intervención.

"Durante un mes hemos estado con trabajos preliminares en la zona que el georradar nos ha indicado. Estamos limpiando el terreno, que tiene que venir una máquina porque hay una torta de arcilla que no hay quien la saque, hemos hecho la ubicación topográfica, organizado tareas y también estamos esperando a que deje de llover", repasa Gener que cuando se ponga manos a la obra "lo primero que haremos es buscar si hay construcciones que delimiten la fosa y si no las hay porque estuviera parcialmente desmantelada, se buscarían áreas de enterramientos".

Cuatro arqueólogos, dos operarios más los documentales e historiadores, "con Guitérrez Molina como alma mater", dice Gener, han estado trabajando hasta ahora en la zona donde "en el momento en que se encuentren cadáveres con indicios de violencia" se sumará un antropólogo forense "e, inmediatamente, como marca la ley, se dará aviso a la Dirección General de Memoria Democrática".

"Nuestra mayor ilusión es encontrarlos, claro, pero si no, por nuestra parte se ha hecho todo lo posible, y lo imposible, te diría".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios