Los centros comerciales reorientan su oferta al ocio para vadear la crisis

  • La desaceleración ha pasado de puntillas, hasta ahora, por este sector, que sigue creciendo pero a menor ritmo y con un modelo de medianas superficies, en localidades intermedias y, a corto plazo, sin cines

Comentarios 2

Los gigantes de la distribución aguantan, por ahora, el primer tirón de la crisis. El sector de centros comerciales se siente maduro y fuerte en la provincia, prudente frente a la desaceleración pero capaz de absorber los golpes del nuevo ciclo económico y la menor alegría de gasto de los hogares.

La fórmula de precios bajos y consumo fácil que fundamenta este modelo comercial es la principal clave de su sostenimiento, hasta el punto de que la oferta tiene visos de seguir creciendo, incluso o, precisamente, en época de vacas flacas. En los últimos tres años, la superficie de estos grandes espacios comerciales ha seguido en alza y ya hay nuevos proyectos que empiezan a dibujarse en la mente de inversores nacionales y locales.

Sin embargo, este optimismo no es sinónimo de despreocupación, sino de una capacidad de diversificación y adaptación al cliente mucho mayor que la de sus hermanos medianos y pequeños. Cubierta el mercado de grandes enclaves urbanos, el modelo de centro comercial que empieza a imponerse es el de complejos medianos (entre 30.000 y 40.000 metros cuadrados de superficie bruta alquilable), con una oferta completa y con un mayor componente de ocio, según pronostica Knight Frank, la mayor primera promotora inmobiliaria del mundo. Un ocio, eso sí, en el que cada vez tienen menos hueco los cines, hundidos por el ciclón de la televisión de pago e internet.

El primer ejemplo de esta transición al nuevo modelo es Bahía Sur. Los casi 1.700 metros cuadrados que ocupaban las 5 salas han dado paso a la franquicia H&M, que abrirá sus puertas el próximo jueves, 15 de mayo. El textil por la cultura, son los dictados del cliente. El último pase fue en 2007, el 11 de abril, después de quince años de actividad diaria. Con el cierre se puso fin a algo más que a una de las pocas actividades fundacionales del centro comercial. Fue el golpe de efecto definitivo hacia la tercera etapa de esta gran superficie, en la que primará la oferta de ocio deportivo y restauración, según explicó su director, Antonio Rodríguez. "Bahía Sur nació en mayo de 1992 y desde entonces los centros comerciales han cambiado mucho. En los primeros años, las copas y la restauración tenían un componente muy fuerte. A mitad de la década pasada se reorientó hacia el ocio y la moda y ahora es el ocio y la restauración, el ocio deportivo".

Esta adaptación es fruto de un "chequeo continuo" de la demanda, de una "evolución constante" para acomodarse a los cambios del comprador. Fruto de ella es el giro de Bahía Sur hacia la bahía a la que debe su nombre. "El perfil es el de un cliente familiar y joven, bastante fiel, procedente de un radio de 10 a 20 kilómetros y para el que es importante el medio ambiente, las energías renovables, los paseos…". Su ubicación junto al parque natural lo convierte en un "centro comercial único". Y es que Bahía Sur recibe 7,5 millones de visitas anuales en su galería comercial, pero llega a los 11 millones si se considera el complejo entero.

Ocio-restauración-medio ambiente es, además de la alimentación, el tridente con el que el centro comercial de San Fernando luchará contra la crisis económica, además de un interesante fichaje: la franquicia andaluza Agapea, un negocio de venta de libros nacido en internet que dará el salto al comercio tradicional pero con un servicio de pedidos y entrega a domicilio. Según Antonio Gutiérrez, el consumo empezó a enfriarse en verano y ha supuesto una congelación, que no retroceso, del crecimiento de los últimos años, que oscilaba entre el 1% y 2%. No obstante, "no ha sido tan significativa como en otras áreas de negocio, como las líneas marrones de hogar".

Otro viraje es el que protagoniza San Fernando Plaza. La entrada hace sólo un año del nuevo propietario, el isleño Agustín Huelva, ha sido una revolución para este centro comercial urbano. Inmerso en una ampliación que lo colocará en la frontera de los 20.000 metros cuadrados, San Fernando Plaza enfila su futuro con una clara vocación de ocio y restauración para el cliente local, y en la que destaca la novedad de un bingo de 1.250 m2, el mayor de la provincia. "No es nuestro objetivo competir con Bahía Sur, sino dar una oferta de ocio para los jóvenes de manera que no tengan que desplazarse ni exponerse a los controles de tráfico", argumenta Huelva, que ha conseguido una ocupación plena de la zona comercial -cuando llegó estaba al 60%- y sólo cuatro de los catorce nuevos locales que completarán su apertura tras el verano están pendientes adjudicación. El complejo se ha revalorizado un 30% en un año y el negocio "no ha disminuido ostensiblemente" como consecuencia de la crisis. Desde su experiencia, considera que el ámbito textil está en un posición de mayor debilidad, pero bares y restaurantes siguen gozando de una buen parte de los gastos entre los jóvenes. Incluso, este empresario del ladrillo que, con buen olfato, vio venir la crisis y se decantó hacia este sector, espera cosechar los primeros beneficios en 2009. Y ya tiene en mente un nuevo centro comercial "en mi provincia porque yo creo en esto y en Cádiz".

Sobre los cines, pertenecientes a la compañía Ábaco, tiene muy claro su presente, y también su futuro. Las salas, ocho en total, seguirán abiertas porque, asegura, son las sextas de esta distribuidora con mayores ventas del país. Pero, "en seis o siete años, se acabaron", según preconiza. Los estrenos se han reducido a la mitad y, a su juicio, "a medio plazo, entre cinco o diez años, tendrán que transformarse, al igual que lo tienen que hacer el la hostelería y el comercio".

Pese a esta tendencia, las últimas aperturas de centros comerciales en la provincia, resquicios finales del "stock" generado por la moratoria levantada por la Junta en 2003, han seguido apostando por la oferta cinematográfica. Área Sur en Jerez, Multiocio Al-Andalus y Las Dunas en Sanlúcar son algunos de estos ejemplos. No es el caso, en cambio, del nuevo Plaza de Andalucía, en el centro de Algeciras, que, inaugurado el pasado octubre, ha apostado por la moda, la restauración y los servicios a negocios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios