Los casos de gripe descenderán después de dos semanas de alta incidencia

  • Este invierno se han registrado además procesos alérgicos propios de la primavera

Beber mucha agua, comer fruta fresca, abrigarse, tomar algún antipirético como el paracetamol, y esperar a que pase, siguen siendo las únicas soluciones a una gripe.

A lo largo de la semana pasada y la anterior se registró un alto número de casos del virus. De hecho, según los expertos, es en este periodo cuando se han dado los mayores índices de incidencia mientras que se espera que a partir de ahora descienda, salvo que se diesen temperaturas más bajas de las esperadas.

Este año la sintomatología del virus de la gripe no es muy agresiva y presenta las típicas molestias como mucosidad, malestar muscular y fiebre. Además, como apunta Juan Antonio Navarro, miembro del equipo de médicos centinela de la gripe, "este año ha venido el virus que esperábamos". Esto es, se trata de la misma cepa para el que se habían preparado las vacunas. Estas se realizan a partir de las muestras que el grupo de médicos centinela toman entre febrero y abril, momento en el que suelen aparecer las pequeñas variaciones o mutaciones del virus. Las vacunas se desarrollan para hacer frente a esa cepa esperando que sea la que se presenta el próximo invierno, y así ha ocurrido en este caso conforme explica el médico.

Como se ha señalado, Navarro especifica que este año la gripe se ha presentado, por lo general, en forma de procesos patológicos banales que en ocasiones han quedado en un simple catarro.

Una peculiaridad que se ha producido este otoño-invierno en cuanto a afecciones respiratorias, según detalla Juan Antonio Navarro, ha sido la aparición de cuadros alérgicos propios de la primavera. La causa, los desórdenes del clima. Un verano inusualmente lluvioso y con presencia de muchas flores, un otoño e invierno poco frío y sin lluvias y un viento de Levante mantenido a final de septiembre que arrastró grandes cantidades de polen desde áreas como Los Alcornocales, han sido las causas.

En cuanto a la aparición de otros problemas que en esta época colapsan las urgencias, algunos que suelen preceder a la gripe y que también llegan con el frío. Este invierno, y como ya viene desarrollándose otros años, han aparecido además de los típicos catarros y resfriados un virus parecido al de la gripe pero que afecta al sistema digestivo, con síntomas parecidos a los de la gastroenteritis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios