Las casitas bajas de la barriada de España por fin se quedan vacías

  • Los dos propietarios que quedaban en la zona han dejado sus casas tras llegar a un acuerdo con la empresa municipal de vivienda, Procasa, para su realojo en pisos cercanos al hospital Puertal del Mar

Comentarios 4

Los propietarios de las dos últimas casitas bajas habitadas de la barriada de España ya han dejado sus viviendas tras acordar con la empresa municipal Procasa su realojo en otros pisos de extramuros.

En concreto, el Ayuntamiento les ha facilitado dos viviendas municipales en las cercanías del Hospital Puerta del Mar, según explica el gobierno local.

La zona de las casitas bajas está a expensas de una actuación urbanística retrasada hace algún tiempo por el desacuerdo entre los vecinos y las dos empresas que pretendían realizar la operación. Una vez que se llegó a un acuerdo, casi todos los vecinos desalojaron sus casas, pero algunos se quedaron. Mientras, las viviendas que habían sido construidas para los damnificados de la Explosión se convirtieron en objeto de expolio.

Tras las reiteradas denuncias de los propietarios que todavía habitaban en este conjunto situado al margen de la avenida Juan Carlos I, el Ayuntamiento decidió tomar cartas en el asunto y pidió a la promotora que demolieran las viviendas que estaban vacías. Esta petición se formalizó en marzo del pasado año y la empresa inició las obras a finales de ese mismo mes.

Sin embargo, no se pudieron demoler todos los pisos de la zona, puesto que en algunos de ellos aún habitaban propietarios. Paralelamente al requerimiento de demolición, el Ayuntamiento acudió a estos vecinos para tratar de llegar a un acuerdo con ellos que los sacara de esta zona. Finalmente, este acuerdo ha llegado y las pocas casas que quedaban en pie se podrán demoler.

En el futuro, en esta zona habrá viviendas para los antiguos propietarios, y también otras nuevas de renta libre que rentabilizan la operación para la empresa privada, fruto de la unión de las dos antiguamente enfrentadas, que se hará cargo de ella.

La reurbanización de las casitas bajas es un proyecto ya contemplado en el Plan General de Ordenación Urbana del año 95 pero que se ha complicado mucho, especialmente con el desacuerdo que llevó a vecinos y empresas a los tribunales y que finalmente se solventó sin necesidad de esperar la sentencia. Una vez que se fueron los vecinos, los problemas vinieron de manos de los saqueadores que se adentraron en estas casas para llevarse cualquier cosa que fuera aprovechable, algo que afectó a las personas que aún quedaban en estas pequeñas edificaciones.

Por último, una vez demolidas las casitas vacías, ha sido el realojo de estos vecinos el que ha alargado las cosas, hasta que finalmente un acuerdo permitirá liberar el terreno de toda la antigua construcción y prepararlo para su nuevo uso, que comprende la creación de un nuevo viario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios