Una buena impresión con matices

  • El logotipo presentado por Zarrías para representar la marca del Bicentenario es bien acogido por su estética y grafismo, aunque es criticado al ponerse en duda que sirva como herramienta de comunicación

Comentarios 15

La presentación oficial de la marca del Bicentenario de 1812, con la leyenda La Pepa unida a la histórica fecha y un sello en rojo con los nombres de Cádiz y San Fernando, es resaltada por los expertos como un buen diseño gráfico, moderno. El logo causa una buena impresión estética, pero gana críticas cuando se trata de profundizar en aquello que quiere representar.

El director de la Escuela de Artes y Oficios de Cádiz, Luis Gonzalo, advierte, primero, que no ha observado con detenimiento el logo elegido como marca del Bicentenario, que califica como "bastante aceptable y positivo" y del que destaca su grafismo: "Una de las cualidades del grafismo es que tiene que ser dinámico, y éste lo es". Luis Gonzalo explica que no es partidario de polemizar en cuanto a la inclusión más destacada o menos del nombre de Cádiz, pues entiende que el logo es "muy representativo y acertado. Es una marca con impacto".

La impresión de José Piñeiro, de la empresa gráfica Imprearte, es muy parecida. Este grupo de diseñadores cree que la marca es una "buena respuesta a todo lo que engloba el Bicentenario, a los ciudadanos y a todas las instituciones. Aglutina a todos, a los ayuntamientos, a la Diputación, a Cádiz y San Fernando. Representa a todos los ciudadanos, que también es un logro de nuestra Constitución".

Y también resalta el propio diseño: "Es muy original, por sencillo. Tiene un trazo caligráfico muy destacado".

Pero la opinión de la empresa Esfera Soluciones Gráficas es sustancialmente distinta. Enrique García-Agulló Fernández, que ejerce de portavoz a la hora de valorar el logo, resalta el grafismo, que sí gusta, pero esto no le impide criticar el fondo de la marca: "El sello está fuera de contexto. Nos parece demasiado forzado añadir ahí los nombres de Cádiz y San Fernando. Creemos que no cumple con el objetivo de representar bien el Bicentenario".

Esfera, que también lamenta que la empresa elegida para diseñar la marca no haya sido gaditana, afirma: "Es artístico, pero no productivo. Lo hemos hablado: si fuéramos jurado de un concurso y nos llegara este diseño, lo quitaríamos de los primeros".

El artista Antoni Gabarre, por su parte, se muestra de acuerdo con el diseño elegido como marca del Bicentenario: "Estéticamente está bien, es un diseño moderno. Es lo que yo hubiera hecho. Aunque desconozco para qué se va a utilizar, lo que también es importante". Pero añade un matiz que no le ha gustado mucho: "No me parece bien que no se haya contado con diseñadores de Cádiz, de la provincia. Las empresas de diseño y publicidad de la provincia estamos asociadas, aportamos mucho, y creo que se podría haber formado un comité o un grupo de trabajo para esta elección, que es importante, trascendente. Son casos en los que habría que contar con las empresas de aquí".

La empresa Cadigrafía, a través de Ignacio González, pone el acento en saber qué está intentado comunicar el logo: "El diseño gráfico es fantástico, pero como herramienta de comunicación, no. No se trata de decir si me gusta o no, sino de saber qué es lo que hay detrás, qué comunica. No es lo que yo espero del Bicentenario. Un logo es una herramienta de comunicación. Y un martillo, por ejemplo, es bueno para un clavo, pero no para un tornillo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios