Los botiquines atendieron a 1.816 personas en las playas en julio

  • La mayoría de los casos eran leves. La Caleta es la que registró más incidencias

La playas gaditanas se cobraron el domingo la primera víctima del año, ya que un hombre de 42 años pereció cuando era trasladado desde la playa de Santa María del Mar. En lo que va de verano más de dos decenas de personas han fallecido por ahogamiento en playas, ríos o embalses en todo el territorio nacional.

En las de Cádiz se ha atendido sólo en el mes de julio a 1.816 personas, aunque la mayoría de ellas han sido por causa leve. De hecho, hasta este momento tan sólo había habido dos situaciones de posibles ahogamientos.

Curiosamente, en el botiquín de La Caleta es donde hubo más atenciones con 201 servicios, seguidos de los 175 del módulo central y los 141 de Santa María del Mar.

Según los datos facilitados por el Ayuntamiento de Cádiz, en junio las incidencias más importantes se dieron en Santa María del Mar debido a las fuertes corrientes, por lo que se tuvo que evacuar a diversas personas, mientras que en la zona del módulo central se atendió a otra por un posible infarto con desfallecimiento, pero al que se le pudo salvar la vida.

Una de las grandes anécdotas se dio en el mes de julio cuando un hombre fue rescatado en Santibáñez por un socorrista que se tiró al mar y lo pudo sacar a nado. Al día siguiente, el hombre en cuestión dio las gracias por la megafonía de la playa a todas las personas que habían actuado para salvarlo. Por su parte, en la zona de Isecotel se tuvo que sacar a un hombre que se encontraba flotando en el mar debido a la ingesta de alcohol, algo que no había pasado desapercibido para los servicios de la playa.

Los bañistas son conscientes que en los descuidos es donde se producen los accidentes. Lo que más preocupa son los despistes en el agua y quemarse por una exposición prolongada al sol. Bañistas como Mari Luz entienden que los servicios de vigilancia de la playa no lo pueden hacer todo: "Ya somos bastante mayores para ser responsables. Los padres tienen que ser responsables de sus niños y los mayores ser conscientes de sus limitaciones".

De forma parecida opina Piqui: "Cada uno debe ser responsable y saber que no se puede ser atrevido en un sitio que no se conoce".

Mientras tanto, el concejal delegado de Playas, Santiago Posada, señaló que se produce "una gran coordinación" entre los servicios de Policía Local, Protección Civil y el personal de playas ya que "la comunicación entre ellos es determinante para que las incidencias que surgen se resuelvan sin problemas". En este sentido dice que su trabajo permite que las miles de personas que van a diario a las playas estén seguras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios