El boom toca a su fin: la vivienda se abarata por primera vez en cinco años

Las advertencias sobre la ralentización del mercado inmobiliario son ya una realidad en la provincia. Los efectos de la crisis del ladrillo que ya se percibían en el conjunto nacional, y que han sido patentes en algunas Comunidades desde el inicio del año, han alcanzado finalmente a Cádiz en el tercer trimestre. Entre los meses de julio y septiembre, la vivienda se abarató por primera vez en cinco años, ya que desde el segundo trimestre de 2002 el encarecimiento no había cedido ni un solo euro. Mientras que en primavera, el precio medio de la vivienda en la provincia era de 2.138,6 euros, en verano se ancló en los 2.106 euros, una bajada leve pero muy denotativa de que también en Cádiz el negocio inmobiliario ha tocado techo. Y lo hizo, además, en un trimestre en el que la tendencia nacional fue positiva, aunque por la mínima, ya que el encarecimiento en el conjunto español fue de tan sólo el 0,3%, según los últimos datos difundidos por el Ministerio de Vivienda.

En este reajuste de precios, la provincia gaditana no se quedó sola, sino que le acompañaron otras doce, entre ellas Jaén. Y antes que éstas ya sucumbieron otras zonas, como la propia Comunidad de Madrid, Extremadura o La Rioja, donde la caída acumulada del último año es del 9,1%. La diferencia es que en Cádiz, la comparativa interanual es todavía creciente, aunque cada vez menos: aquellos que compraron un piso en el tercer trimestre de 2006 pagaron 1.996 euros por cada metro cuadrado, mientras que los nuevos propietarios han abonado diez euros más (sólo un 0,5% por encima).

Este margen, aunque exiguo, confirma el fin del negocio especulativo y, lo que es más importante, el inicio de la estabilización del mercado. Verano sobre verano, hay que retrotraerse a 1997, antes incluso de que estallara el boom inmobiliario en la provincia, para encontrar un encarecimiento tan minúsculo. En aquel año, la revalorización fue de sólo ocho euros sobre los 576 que costaba el m2 un año antes, en 1996. Pero desde entonces, el mercado ha dado saltos cuantitativos cada vez mayores que alcanzaron su apogeo en 2004, el momento de mayor inflación inmobiliaria en Cádiz, porque el precio de los pisos se disparó un 26,8% en sólo doce meses (de 1.207 a 1.524 euros el metro cuadrado).

Las causas de esta primera bajada de precios hay que buscarlas fuera de la Bahía, puesto que ninguna de las principales localidades del entorno de la capital vio debilitarse su nivel de precios. En cambio, sí lo hicieron, de mayor a menor intensidad, Algeciras, Jerez, Rota, Sanlúcar y La Línea, cinco de los doce municipios de más de 25.000 habitantes que hay en la provincia. Y salvo en La Línea, las caídas fueron superiores al 5% e incluso llegaron al 10% en el mercado algecireño.

Los precios bajan, sí, pero la construcción no cesa de crecer pese a que los empresarios del sector ya se han encargado de dar las primeras voces de alarma al advertir los primeros síntomas de recesión. Según los datos del Ministerio de Vivienda, en el primer semestre de este año se inició la construcción de 7.450 pisos de renta libre, 160 más que doce meses antes. Una reactivación que, sin embargo, podría ser un efecto puntual tras el paréntesis que vivió el sector el año pasado ante la aprobación de Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía y el desarrollo de la Ley de VPO, que dejó en suspenso numerosos planes generales locales y sumió a la industria constructora en una incertidumbre ante estos cambios normativos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios