Los bomberos empezarán en junio a operar en el nuevo parque

  • Los responsables del Consorcio pretenden que todas las actuaciones arranquen desde la próxima semana en las nuevas instalaciones de la Carretera Industrial

Los bomberos de Cádiz estrenarán parque la próxima semana, la primera de junio, según las previsiones del Consorcio de Bomberos de la Provincia de Cádiz. El nuevo parque de la capital, en la confluencia de la Carretera Industrial con el acceso al barrio de Astilleros, estará completamente operativo en unos días, por lo que los bomberos podrán abandonar las bóvedas de Santa Elena en las que se encuentran desde hace varias décadas.

Los trabajadores del parque gaditano llevan, de hecho, varias semanas preparando el traslado, tanto del material de intervenciones como del de oficina. Y también los vehículos se han llevado cada día al nuevo parque para que los trabajadores se fueran familiarizando con el espacio, sus cocheras y sus maniobras.

La intención de los responsables del Consorcio es que desde la próxima semana el parque esté operativo, que los bomberos de cada guardia estén en él y que sea ya desde este punto desde donde se atiendan todas y cada una de las emergencias que surjan cada día, lo que dejaría sin uso las vetustas bóvedas de Santa Elena, en la Puerta de Tierra.

La apertura de la nueva instalación supondrá también que los bomberos de la capital gaditana contarán por primera vez en su historia con un parque propio, pues siempre han peregrinado por varias ubicaciones, generalmente cedidas por el Ayuntamiento dado el carácter municipal que siempre tuvo este servicio hasta la creación del consorcio provincial.

Lo cierto es que este paso pondrá punto y final a una vieja aspiración de los bomberos gaditanos, un nuevo parque cuya construcción no ha sido fácil. Primero por la escasez de suelo de la capital, y luego por el enfrentamiento que mantuvieron durante un tiempo el Consorcio con la Autoridad Portuaria, un conflicto que acabó felizmente, gracias a la mediación del diputado socialista Rafael Román, con la firma de un acuerdo que ha permitido levantar el parque.

El desencuentro se produjo después de que la Autoridad Portuaria, entonces dependiente del Gobierno central, acordó con el Consorcio la construcción del parque en las inmediaciones de la plaza de Sevilla. Incluso Bomberos abrió un concurso público para el diseño y la construcción de parque. Pero el cambio en la Presidencia del ente portuario hizo que éste exigiera a los bomberos que prestaran servicio en el interior del muelle a cambio de la construcción del parque. La disputa duró varios años, hasta que una parcela de los astilleros, propiedad de Autoridad Portuaria y que estaba en desuso, permitió sentar a todas las partes en una mesa y firmar un convenio en el que la primera se comprometía a construir el parque y los bomberos a prestar servicio en el muelle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios