DESPILFARRO EN LA UNIVERSIDAD DE CÁDIZ

La auditoría de la UCA censura gastos excesivos y poco éticos

  • El informe interno de la UCA registra facturas por 162.000 euros en tres locales. El anterior equipo rectoral pasó numerosas comidas por "prolongación de jornada".

Comentarios 65

El anterior equipo rectoral de la Universidad de Cádiz (UCA) se gastó en tres locales hosteleros de Cádiz la suma total de 162.019 euros en cuatro años. Este dato, uno de los más llamativos, al igual que las reticencias del Gabinete de Auditoría por lo "elevado" de algunas facturas y la actuación "poco oportuna o poco prudente" del equipo, figuran en la auditoría interna encargada por el Consejo Social, que se presentará a la reunión de este órgano que se celebrará el próximo viernes 19 de diciembre. En esta reunión se tratará precisamente de las cuentas de la UCA durante ese mandato. Entre otras cantidades totales también llama la atención el casi medio millón de euros que cargó en cuatro años a la institución a través de su presupuesto el vicerrectorado de Investigación, al frente del cual estaba Francisco Antonio Macías, y de los cuales casi 2.800 euros fueron sólo para gasto de gasolina del coche de este alto cargo.

La auditoría tiene origen en una anterior sesión que mantuvieron distintos miembros del Consejo Social con el profesor Penagos "en la que éste expone su preocupación por algunos aspectos de las cuentas de la Universidad", según consta en el documento al que ha tenido acceso este periódico y que corrobora las informaciones publicadas en estos días. Tras la petición del profesor, el Consejo decidió entonces dirigirse al rector y solicitarle un informe de valoración al Área de Auditoría. A este informe hacía referencia la UCA en el comunicado que emitió el pasado lunes tras las primeras noticias sobre el uso abusivo de las tarjetas corporativas por parte del equipo rectoral de Diego Sales.

El profesor Penagos solicitó información de gastos relativos a diversos tipos de gastos. Esto se concretaba en una lista de siete puntos que la auditoría interna contesta uno por uno con mayor o menor concreción según el acceso que pudo tener a la información.

La primera petición era la del listado de los beneficiarios y tipo de tarjeta visa utilizado en los últimos ocho años del anterior equipo rectoral. La respuesta del gabinete universitario de Auditoría y Control Interno aclara que "disponían de esas tarjetas el rector, el gerente, los vicerrectores y los directores generales, durante el tiempo que permanecieron en el cargo". El gabinete admite la idoneidad de las tarjetas para ciertos pagos y compras, pero matiza que "como es natural, el uso ha de ser adecuado, oportuno y responder al principio de prudencia", cosa que luego pondrá en discusión en alguno de los casos relatados.

La segunda petición del profesor era una relación detallada de las facturas pagadas con cada una de las tarjetas en cada año. La secretaría general encomendó en concreto comprobar los pagos a Makro e Ikea. En Makro se da cuenta de cinco gastos entre 2007 y 2010 asociados a la cuenta del rector, por un total de 1.396,82 euros. Los apuntes rondaban siempre los 300 euros, excepto uno de algo más de 18. Estos gastos se justificaron como "compra de lotes de botellas y dulces para regalos institucionales, según constan en las facturas".

En cuanto a Ikea Sevilla, se consigna un gasto de 919,31 euros en septiembre de 2008, asociada a la tarjeta de la directora general de Acción Solidaria, "se corresponde con la adquisición de materiales varios para la Escuela Infantil del Campus de Puerto Real".

Los puntos tercero y cuarto hacen referencia a un viaje realizado a México por el rector en pleno periodo electoral, junio de 2011, acompañado por dos profesores de la Universidad. El informe no hace referencia a los nombres de estos dos últimos, pero se trata de Alberto Ramos Santana y Marieta Cantos Casenave. La auditoría refiere como gastos los tres billetes de avión, un pago con tarjeta de una invitación a autoridades universitarias mexicanas y pagos correspondientes a "indemnización por razón del servicio. Según el informe, "se realiza una búsqueda de otros pagos" realizados a los dos profesores acompañantes "sin que la búsqueda arroje ningún dato".

El profesor Penagos preguntaba expresamente por gastos del equipo rectoral en los restaurantes El Faro, Chamara y Veedor de Cádiz, y la auditoría registra un importe total de 162.019 euros, que incluyen consumiciones por prolongación de jornada. Tras proporcionar este dato, el gabinete autor del informe resalta que "no es posible conocer si se ha cumplido o no" con el reglamento sobre estas indemnizaciones y sus límites, ya que en algunos casos no se conoce el número de comensales y en otros la factura engloba varios servicios. Y pone un ejemplo claro: "14 comidas varias entre los días 8 de octubre y 14 de noviembre con motivo de prolongación de..."

Es significativa la aclaración de la auditoría sobre que un número importante de facturas se imputan a gastos en Atenciones Protocolarias y Representativas, que el informe considera en algunos casos como "elevado", lo que considera "poco oportuno o poco prudente" desde "el punto de vista ético o moral", aunque "legalmente no existe ninguna restricción al importe máximo" por este concepto.

No comparten tampoco los autores del informe que el vicerrector de Investigación pasara 2.729,89 euros de gastos de combustible para su vehículo. Según ellos, la normativa no contempla los gastos de gasolina, sino que los gastos de locomoción en vehículo particular se indemnizan con una cantidad que actualmente está en 0,19 euros por kilómetro. Pero aquí vuelven los autores a encontrar dificultades para valorar si el gasto sería equivalente a este concepto, "al no disponer de la información sobre el kilometraje realizado". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios