Los arquitectos se oponen al derribo de Náutica

  • El presidente del Colegio Oficial mostró su sorpresa y “la más enérgica” de las repulsas por el plan de la Junta · Se considera que el inmueble tiene un gran valor

Comentarios 40

El Colegio Oficial de Arquitectos de Cádiz ha mostrado su “sorpresa” y “la más enérgica de las repulsas” por el anuncio por parte de la Junta de Andalucía de la demolición del edificio de la antigua Escuela de Náutica y que ahora albergaba el Instituto Náutico-Pesquero. La administración autonómica ha licitado  el derribo y posterior proyecto de construcción para albergar posteriormente diversas delegaciones provinciales que aún no se han concretado.

En un comunicado firmado por el decano del Colegio, Ramón Pico, explica que el edificio obra de Luis Laorga Gutiérrez y José López Zanón (1965-70) es “un magnífico ejemplo de la arquitectura del movimiento Moderno en la ciudad” y lo considera como “un edificio de primera línea internacional”.

Se da la circunstancia de que la Escuela de Náutica se encuentra dentro del grupo de 12 edificios o conjuntos del patrimonio arquitectónico moderno y contemporáneo de la provincia de Cádiz que la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta ha incluido desde hace unos meses en el inicio de los trabajos de incoación del expediente de inscripción en el Registro General del Patrimonio de Andalucía.

Esta ha sido la última parte de un trabajo que se inició con la firma de un convenio con el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, institución que ostenta la representación andaluza de Docomomo, por el que se ha protegido más de 100 edificios en la comunidad desde los años 90.

En este sentido, se ha elaborado un Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea donde se ha procedido a la selección y catalogación de 1.100 edificios y lugares de todo el siglo XX en la región. Tras tres años de trabajo, finalmente se han seleccionado 200 obras que deben ser objeto de una especial protección por parte de la administración, entre las que se encuentra el edificio que se quiere demoler.

Por ello, no entienden “la falta de sensibilidad o descoordinación entre las administraciones, que puede haber provocado esta lamentable situación.

Por último, Ramón Pico señala que el edificio de Náutica “representa una oportunidad única y excepcional para rehabilitar o reciclar un patrimonio contemporáneo fácilmente adaptable a las nuevas necesidades funcionales y encajado a la perfección en el perfil urbano gaditano.

Navascués y De Molina

El presidente de la Academia de Bellas Artes de Cádiz se pronunció también ayer en contra del derribo. “Si Cádiz quiere ser capital de la cultura tiene que cuidar lo que derriba; si no, no se merece ese título”, dijo Javier de Navascués, quien señaló que en este caso “llueve sobre mojado”, al recordar el reciente derribo del antiguo Gobierno Civil y el proyectado sobre la Aduana. “Estoy sorprendido -añadió- porque el caso de la escuela de Náutica es el de un edificio de una dignidad extraordinaria, una muestra muy buena de aquella época y que ya ha cobrado una solera en ese lugar. No veo ningún motivo para derribarlo”.

El presidente de la Academia piensa proponer que en la próxima sesión de la institución se trate este tema, y ante la pregunta de si piensa pedir la protección del edificio como se hizo con la Aduana respondió: “No sé lo que haremos, tenga en cuenta que la Academia no tiene los medios para esa agilidad administrativa de tratar los asuntos de manera tan urgente”. No obstante, quiso hacer hincapié en que “la Academia no defiende sólo lo antiguo, sino también el arte contemporáneo”.

El ex decano del Colegio Oficial de Arquitectos Julio Malo de Molina se mostró muy contrariado  ya que se pretende destruir “uno de los mejores ejemplos en el mundo de integración de un edificio moderno en un conjunto emblemático e histórico”.

Malo de Molina asegura que el inmueble es “uno de los más interesantes de la ciudad y de mayor valor arquitectónico” y lo calificó como “una de las principales muestras del arte moderno”. El ex decano considera que el edificio cuenta con todos los requisitos para poder darle un uso moderno “y es fácilmente reparable”.

Por su parte, la Junta de Andalucía, a través de la delegación del Gobierno, evitó pronunciarse en el día de ayer y hasta hoy no dará su versión del tema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios