Otra acusación particular también pide 14 años de cárcel para Jenaro

  • Le acusa de estafa y apropiación indebida y habla de los daños psíquicos causados a su socio

Jenaro Jiménez. Jenaro Jiménez.

Jenaro Jiménez.

La segunda de las acusaciones particulares del caso judicial que se instruye contra Jenaro Jiménez Hernández, el empresario gaditano que simuló su muerte y huyó a Paraguay, coincide con la primera en cuanto a la petición de pena de prisión: 14 años de cárcel en total por los delitos de falsedad documental y estafa y otros seis por apropiación indebida. Cabe recordar que la Fiscalía, en su escrito de acusación, pedía doce años y medio de prisión contra esta persona que actualmente se encuentra en la cárcel cumpliendo una condena por una estafa y apropiación indebida realizada hacia el que fuera su cuñado.

En el escrito de la acusación particular de Jaime Rocha, socio de Jenaro en la empresa Casas de Cádiz, es similar al del letrado de Carlos Espert, socio en este caso en la misma empresa y también en Emblematic Houses.

Los letrados de los dos socios han coincidido en la pena, un año más que la Fiscalía

Si nos ceñimos al caso que corresponde a Jaime Rocha, su letrado expone que, entre otras cosas, Jenaro Jiménez se fue apropiando del dinero de todas las ventas patrimoniales de Casas de Cádiz, que iban desde las propiedades hasta las señales que iban dejando los compradores de las viviendas que estaban construyendo. A ello se le sumaba la petición de una serie de créditos que se obtenían falsificando toda clase de documentos para hacer ver que se encontraba en unas situación económica mucho más solvente de la que realmente tenía. Al final de todo se cifra los perjuicios económicos en 746.577,69 euros.

En el escrito sí se pone de manifiesto una póliza de crédito que se tuvo que pedir a una entidad bancaria con Jenaro desaparecido y que fue avalada por los padres de empresario. El dinero se destinó a devolver las señales que habían pagado los compradores de las viviendas y también a acabar la obra de la finca de la calle de Veedor que se estaba construyendo. Este contrato de ejecución de obra fue suscrito por otro cuñado de Jenaro y, por lo tanto, según dice el escrito de acusación particular, ese dinero fue transferido a su cuenta.

Sin embargo, el impago de la póliza dio lugar a que los dos socios fueran condenados a pagar el importe de la póliza, intereses y costas.

En este escrito se habla del dinero que se ha quedado en el camino pero el abogado de Jaime Rocha también se refiere del daño psíquico y moral que se ha producido en la persona de su cliente. Además recuerda que se vio envuelto "en una canallesca y absurda denuncia" por falsedad de una licencia de obras, cuya tramitación ha durado ocho años y de la que finalmente salió indemne.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios