Vuelven a expedientar a enfermeras de la Clínica San Rafael por el uniforme

  • Según CCOO el motivo es de nuevo la falda por lo que aseguran que denunciarán el tema otra vez

Comentarios 10

Al menos seis profesionales del personal de Enfermería de la Clínica San Rafael, en concreto auxiliares de clínica, han recibido carta en las que se les anuncia apertura de expediente disciplinario por incumplir la normativa referente al uniforme. La sección sindical de Comisiones Obreras en el centro sanitario de la empresa Pascual entiende, según ha señalado, que se les ha vuelto a expedientar por no llevar falda ya que se ha dado aviso a aquellas que han optado por usar pantalón. Sin embargo en la carta remitida a las auxiliares, la presidenta del comité de empresa, Adela Sastre, aclara que en concreto el motivo que se expone en el escrito es "el reiterado incumplimiento de la normativa sobre uniformidad".

No hay que olvidar que está pendiente que la Consejería de Empleo decida si finalmente multa a la empresa dueña de las clínicas concertadas tal y como apuntaba el informe de la Inspección de Trabajo, precisamente por obligar a las enfermeras a llevar falda. Una sanción económica de 6.000 euros que sería consecuente con la falta que apuntaba la Inspección. Esta veía que el hecho de que se hubiese retirado de la nómina 30 euros de un plus de productividad a varias auxiliares y enfermeras que optaron por llevar pijama en lugar de falda incurría, de entrada, en discriminación por razón de sexo según la normativa laboral.

Como hicieron la vez que se produjeron aquellas sanciones, las representantes de CCOO han vuelto a denunciar una actitud "discriminatoria" por parte de la empresa. Así, señaló Sastre, harán extensiva la queja por los nuevos hechos ante la administración pública. "Esta vez iremos a Sevilla directamente", especificó, y añadió que pondrán en marcha nuevas movilizaciones si es preciso.

Como se ha apuntado, según Comisiones por el momento son seis las profesionales expedientadas, aunque esperan que aumente el número pues ha habido otras a las que se les ha citado para entregarles las cartas informativas. En concreto se refirieron a tres casos. Al de dos compañeras que además de haber optado por utilizar el habitual pijama, "no dudaron en manifestarse a las puertas de la Clínica en la concentración" convocada por el comité de San Rafael el mes pasado en contra de la obligatoriedad de usar falda. Señalan asimismo el de una tercera trabajadora, el que consideran más grave ya que, aseguran, "se le ha comunicado un traslado forzoso al hospital que la empresa Pascual tiene en Málaga".

De este modo además de repetir las premisas que vienen defendiendo durante los ya varios meses de polémica por el tema de las faldas, Adela Sastre acusó ayer además a la empresa de acoso a las trabajadoras. Explicó al respecto que "estamos siempre ante la vigilancia y la advertencia de todos los jefes, supervisores y el propio Pascual, con lo que las trabajadoras se sienten presionadas y acosadas".

Por su parte la empresa, consultada por este periódico, se limitó ayer a admitir que se han abierto algunos expedientes. No quiso sin embargo especificar los motivos de las mismas al considerar que no están autorizados a dar información sobre sus empleados.

José Manuel Pascual Pascual S.A., dueña de varios hospitales en la provincia y fuera de ella, se ha mantenido todo este tiempo firme en su postura al defender que la falda del uniforme no responde a ningún hecho discriminatorio sino a una normativa interna de uniformidad que debe cumplirse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios