La piqueta amenaza a otro edificio del casco histórico Un estudio patológico 'demoledor'

El informe de Vorsevi pone en duda la estabilidad de la antigua Escuela de Náutica

  • El documento encargado por la Junta enumera un sinfín de daños estructurales del inmueble, que fue construido con hormigones "de baja calidad" · Sus autores reclaman que se adopten las "medidas oportunas" para evitar "daños personales"

Comentarios 13

El edificio de la antigua Escuela Oficial de Náutica de Cádiz presenta un "considerable grado de incertidumbre" sobre su estabilidad, debido a sus "importantes alteraciones o daños estructurales" y a que fue construido "con hormigones de baja calidad". Así de rotundas son las conclusiones del informe sobre el estado del inmueble elaborado por la prestigiosa empresa de ingeniería, consultoría y asistencia en la construcción Vorsevi por encargo de la Junta de Andalucía, a través de la Dirección General de Patrimonio dependiente de la Consejería de Economía y Hacienda.

El estudio patológico, al que ha tenido acceso DiariodeCádiz y del que sólo se conocían escasas filtraciones, enumera un sinfín de deficiencias en la estructura del inmueble e insta a la Administración competente, en este caso la autonómica, a que adopte las "medidas oportunas" al objeto de evitar los "posibles daños personales y materiales" derivados de la situación del edificio.

Entre esas "medidas oportunas" el informe de Vorsevi no pronuncia en ningún caso la palabra "demolición" aunque, al mismo tiempo, pone en entredicho la eficacia de cualquier trabajo de rehabilitación o conservación del inmueble en el caso de que se optara por esta segunda opción. "Para contar con los adecuados niveles de seguridad, es necesario acometer actuaciones de refuerzo en todos los vanos de forjados, en todos los pilares y en todas las vigas que superan los siete metros de luz", detalla este estudio de reconocimiento patológico.

Asimismo, y ante una hipotética intervención de refuerzo de la estructura y de rehabilitación del edificio, el informe de Vorsevi detalla que las características del hormigón utilizado para levantar este edificio en la década de los sesenta "dificultan tanto los posibles anclajes de refuerzos futuros como la durabilidad de la estructura".

Aparte de la mala calidad del hormigón, este estudio patológico resalta numerosas deficiencias estructurales en todas las plantas de la antigua Escuela de Náutica, en especial en los forjados, el planetario de la tercera planta y en la fachada principal, en la que ha habido incluso desprendimientos.

Todos estos daños estructurales, unido al hecho de tratarse de un edificio de pública concurrencia, llevan a Vorsevi a alertar con firmeza de que existe "un grado de incertidumbre considerable de estabilidad" y a demandar la adopción de "las medidas oportunas al objeto de evitar los posibles daños personales y materiales derivados de la situación del edificio".

La contundencia del informe y, sobre todo, de las conclusiones del mismo (ver documento que se adjunta en estas mismas páginas) ha sido el elemento clave que ha llevado a la Junta de Andalucía a ordenar el desalojo del edificio -un proceso que está a punto de culminar- y el precinto de las instalaciones "porque con la seguridad no se juega", en palabras del delegado del Gobierno andaluz en la provincia de Cádiz, José Antonio Gómez Periñán.

De manera paralela, la Administración andaluza ya ha sacado a licitación la demolición del inmueble aunque, a la vista de las quejas del Colegio Oficial de Arquitectos por la adopción de esta medida, Gómez Periñán ha precisado que será la persona o la empresa que gane la redacción del proyecto la que decida si la piqueta convierte en escombros este edificio o si, por el contrario, es factible la rehabilitación global o parcial del mismo.

El informe de Vorsevi, que esta misma semana iba a ser enviado al Ayuntamiento de Cádiz y al Colegio Oficial de Arquitectos, tiene fecha del 28 de noviembre del año pasado, viene a complementar uno anterior finalizado un mes antes y está firmado por Marta Martínez Cañete, del departamento de Patología de esta empresa; Miguel Peña Rojas, del departamento de Estructuras; Victoriano González Fernández, director del área de Planificación; y Hermenegildo Sanz Daza, director de los trabajos.

El edificio de la antigua Escuela Oficial de Náutica, hoy aún sede del Instituto Náutico Pesquero, fue construido en 1968 de acuerdo a un proyecto redactado por los arquitectos José López Zanón y Luis Laorga Gutiérrez. El inmueble se levanta sobre una parcela urbana de 4.437 metros cuadrados y su superficie construida es de 9.355 metros cuadrados. Hoy por hoy este edificio no está protegido -lo que imposibilitaría su derribo- aunque sí se encuentra en lista de espera para recibir tal catalogación por parte de la Consejería de Cultura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios