Cádiz

La UCA recopila documentación del Observatorio de Guillén

  • El rector afirma que si llegó a un convenio con Aguas de Cádiz la Universidad debería haber sido informada

Carlos Guillén, con Teófila Martínez, Jorge Ramos y ténicos de Carbures, en un acto en el año 2013. Carlos Guillén, con Teófila Martínez, Jorge Ramos y ténicos de Carbures, en un acto en el año 2013.

Carlos Guillén, con Teófila Martínez, Jorge Ramos y ténicos de Carbures, en un acto en el año 2013.

Comentarios 2

El rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González Mazo, se mostró ayer cauto, pero firme, en la actuación que la institución va a tener para conocer qué ha sucedido en todo lo que rodea a la relación mercantil que uno de sus profesores, Carlos Guillén, tuvo con uno de sus doctorando, el presidente de Aguas de Cádiz y hoy portavoz del PP en el Ayuntamiento de Cádiz Ignacio Romaní. "De momento estamos recopilando documentación porque no tenemos ninguna. La regulación de la relación de los profesores con empresas es muy clara. Si hubiera existido esa relación entre el Observatorio de este profesor con una empresa esa información debería constar un convenio y no consta. El Consejo Social también ha solicitado información. Una vez que tengamos esa documentación tendremos los elementos para elaborar un informe y desarrollar actuaciones", dijo en un acto institucional en el que este caso se convirtió en uno de los protagonistas.

Dentro de esta recopilación de información también se quiere conocer el origen del Observatorio creado por Guillén a partir de su grupo de investigación universitario y qué trabajos realizó para el exterior, ya que en la UCA no consta ninguno. Algunos de los trabajos realizados por el Observatorio aparecen en su propia web, pero no figura el que se realizara para Aguas de Cádiz.

Admitió que existe preocupación sobre las informaciones acerca de cómo había conseguido Romaní su tesis, aunque, en principio, tampoco hay nada que deduzca irregularidades en el proceso, si bien recordó que desde 2011 hay una nueva normativa a la que la UCA ha añadido indicaciones para hacer más transparentes los procesos para la consecución de la titulación de doctorado. "Pero en los años en que se realizó se cumplió la normativa".

Aunque no se aventuró a criticar la cantidad de tesis que hubiera podido dirigir Carlos Guillén, matizó que habría que examinar cuántas eran codirigidas. Sin embargo, también informó que desde hace unos años, en concreto el 2013, se ha reducido a seis el número de tesis que simultáneamente puede dirigir un profesor. En su día, el consejo del Doctorado había mostrado cierta sorpresa tras detectarse que Guillén estaba dirigiendo más de diez tesis a la vez. Aunque la UCA no afirma que éste fue el detonante para reducir el número de tesis que se puede llevar a la vez, es indudable que este caso tuvo que pesar.

No valoró tampoco el tiempo extraordinariamente corto, un año, que Romaní empleó en elaborar su tesis. "Pudiera ser que el doctorando ya viniera trabajando en su investigación antes de que fuera aprobado su proyecto y no necesitara tanto tiempo o también depende de la intensidad que le dedique la persona que se ponga. No puedo opinar porque no conozco este caso en concreto. Esto lo valora un tribunal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios