Distinción Reconocimiento a dos trayectorias personales y profesionales

La UCA inviste Doctores Honoris Causa a dos líderes del mundo sindical

  • El ex secretario general de UGT, Nicolás Redondo, demandó "sociedades más justas" ya con el birrete · El ex secretario general de CCOO, Marcelino Camacho, no asistió por problemas de salud pero se proyectó un vídeo de su nombramiento

Comentarios 15

La Universidad de Cádiz rinde homenaje a dos de las personas que más han contribuido al establecimiento de un sistema democrático basado en relaciones laborales y a un modelo de organización política basado en la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo ideológico. Los ex sindicalistas de CCOO y UGT, Marcelino Camacho Abad y Nicolás Redondo Urbieta, respectivamente, ya son Doctores Honoris Causa de la institución académica gaditana.

Camacho, que se encuentra convaleciente, lo es desde el pasado fin de semana, cuando una delegación de la UCA presidida por el rector, Diego Sales, se desplazó hasta Madrid para desarrollar el acto del juramento en el propio domicilio del homenajeado. Y Redondo recibió el birrete ayer, en un solemne acto de investidura celebrado en la Facultad de Filosofía y Letras del campus de Cádiz y al que asistió numeroso público.

"La distinción de Doctor Honoris Causa es un reconocimiento que las universidades otorgan por razones de honor. Y en el campo del Trabajo, nadie mejor que ellos para su obtención", manifestó Francisca Fuentes, decana de la Facultad de Ciencias del Trabajo y que ayer ejerció de orgullosa madrina de los galardonados.

Asimismo, el rector, tras hacerle entrega al ex secretario general de UGT de las insignias doctorales del birrete laureado, el Libro de la Ciencia, el Anillo de la Antigüedad, la medalla y los guantes de la Universidad gaditana, y tras varios minutos de cerrados aplausos, ensalzó la figura de ambos "líderes" en el establecimiento de la libertad en el país: "La Universidad de Cádiz ha querido homenajear a dos trayectorias personales y profesionales, en las que la entrega a una causa y a una vocación de servicio a la sociedad, bien merecen parangonarse a las que se consagran a la Ciencia o al Arte". Y continuó: "Porque la lucha por la dignidad en el trabajo, el combate por la libertad y los derechos fundamentales, así como la aspiración continua a la mejora de la calidad de vida de los trabajadores y del conjunto de la sociedad, en unos tiempos de la historia de nuestro país en los que estos derechos estaban por reconocerse y aplicarse es, sin duda, una labor de mérito, de esfuerzo, de ciencia y de arte, de los que las generaciones que les siguieron y las que vendrán habrán de extraer enseñanzas".

Redondo, en una breve intervención, agradeció este alto reconocimiento de la institución académica gaditana y que hizo extensivo al sindicato UGT. Lamentó la "profunda crisis alimentaria y financiera a la que asistimos, así como el cambio climático" y recordó que "tenemos todos la obligación de participar en la constitución de sociedades más justas".

Antes de su investidura, ofreció otro discurso improvisado. Aseguró a los periodistas que a pesar de que los sindicatos han conseguido una "España más libre", aún queda mucho trabajo por hacer y éstos "todavía tienen mucho que exigir, reivindicar y conseguir para el pueblo". También afirmó que ahora mismo no se puede hablar de Estado de Bienestar "por el alto grado de desempleo" y apuntó que en estos tiempos de crisis sería "inmoral" rebajar las pensiones o facilitar despidos, "ya que lo que se ha conseguido hay que mantenerlo". Por último, recordó que en España ha habido "años de bonanza", y ante esta situación de crisis "las clases pudientes que más han ganado deberían de ser ahora las que más aportaran para la solución de los problemas económicos".

El fundador y primer secretario general de CCOO entre 1976 y 1987 también habló. En una proyección audiovisual grabada este fin de semana y emitida ayer en Filosofía y Letras, Camacho bromea en su casa y en presencia de sus familiares sobre sus "90 años y unos meses" y recuerda sus 14 años de prisiones y campos de concentración, así como su defensa de la República. El nuevo Doctor Honoris Causa de la UCA deja para el final de su intervención su lucha por la igualdad. "Se hablaba de paz, libertad y democracia, y yo agregué que también era necesaria la igualdad".

más noticias de CADIZ Ir a la sección Cadiz »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios