Oleada de atracos en la bahía

Tranquilidad y resignación entre los hosteleros

  • El presidente de Horeca, Antonio de María, asegura que su sector ýno hay inquietudý por el elevado número de atracos registrados en la Bahía en los últimos días pero reconoce que ýesta situación afecta a todosý

Comentarios 2

La oleada de atracos registrada en la provincia el pasado fin de semana sigue coleando. Si este martes eran comerciantes y taxistas los que aportaban para Diario de Cádiz digital su particular visión, en esta ocasión es el gremio de los hosteleros el que opina sobre lo sucedido. El presidente de la Asociación de Hosteleros y Restauradores de Cádiz (Horeca), Antonio de María, asegura que en su sector “inquietud no tenemos, pero una situación como esta nos afecta a todos”. De María apunta que el aumento de la delincuencia no sólo perturba a los establecimientos objeto de un atraco, sino que deja en entredicho la imagen que la provincia proyecta al exterior. “Que salgan estas noticias en los medios hace un flaco favor a una provincia que apuesta fuerte por el turismo, tantos atracos no dan una imagen atractiva de Cádiz al exterior”, asevera.

Sin embargo, el presidente de Horeca descarta que la Bahía esté siendo víctima de una oleada de robos y asegura que hechos como los del pasado fin de semana “son situaciones excepcionales que se dan cada cierto tiempo”. “Hace unos años en El Puerto –recuerda- se dieron muy seguidos un par de alunizajes en comercios y varios robos, pero pasó y no ha vuelto a suceder nada parecido hasta el momento”.

De María afirma que los hosteleros no han sufrido en los últimos días problemas excepcionales “salvo las típicas cosas de siempre” aunque hace apenas unos días se produjo un robo en un hotel de Arcos de la Frontera.

Son situaciones “inevitables” ya que, según el representante de Horeca, “estamos todos expuestos a que alguien en determinado momento pierda la cabeza y cometa un atraco, pero que se mate a alguien, como sucedió en Chiclana, es ya demasiado”. “Es indignante”, reafirma. De María muestra su pesar por lo ocurrido a la joven dependienta Dolores Amaya, asesinada el pasado jueves en una colchonería de la localidad gaditana, y sólo pide que el delincuente que acabó con su vida “dé con sus huesos en la cárcel”. Para el presidente de la asociación de hosteleros las fuerzas de seguridad están cumpliendo “a la perfección” su labor y no duda de que los profesionales están haciendo un gran esfuerzo para hallar al culpable del asesinato.

Antonio de María finaliza mandando un mensaje de tranquilidad a los suyos, calificando lo sucedido como “un hecho fortuito” que no debe sembrar la preocupación entre unos comerciantes y hosteleros que aún tienen en el cuerpo el susto de un fin de semana negro para su sector.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios