De Sudáfrica a Sopranis

  • El restaurante Sopranis organiza hoy una cata con vinos procedentes de América, África y Oceanía

¿Hay vida más allá de los vinos españoles, franceses e italianos? La respuesta podría estar en los caldos californianos, o los suramericanos que se producen en Chile y Argentina. Hasta ahí todo relativamente conocido. Pero ¿puede haber buen vino en lugares tan exóticos como Sudáfrica y Nueva Zelanda y que además sean de calidad? La respuesta se puede saber hoy en el restaurante Sopranis, que organiza una cata de vinos entre su público a partir de las siete de la tarde en el establecimiento hostelero, hora que está considerada la mejor a tenor de los expertos.

Esta cata no es la primera que se lleva a cabo en el restaurante que regenta Agustín Merello, pero sí se estrenan con caldos del llamado Nuevo Mundo. El sumiller sí será el mismo de ocasiones anteriores, José Camacho, que dirige la bodega de Makro. Este hombre está ahora participando en el prestigioso certamen de La nariz de oro, que trata de determinar cuál es el mejor catador de España. De momento él ya se encuentra seleccionado entre los diez mejores de España.

La primera de las catas se centra en los vinos españoles de las denominaciones de Toro, La Rioja y Ribera del Duero. Posteriormente hay otra centrada en el maridaje, para ver qué tipo de vino es el que le corresponde mejor a cada comida, mientras que ésta se abre ya al ámbito internacional.

No obstante, para antes de verano habrá otra dedicada a los franceses e italianos y una más centrada en los de Xerez.

Agustín Merello relata que en Cádiz apenas se producen catas de vino, por lo que idearon esta fórmula para que sus clientes participen en las mismas. Para ello, cuentan con una base de datos con las personas que querrían participar en las mismas para que los grupos no pasen de las 10 ó 15 personas, ya que en caso contrario sería complicado llevarla a cabo.

Merello asegura que el nivel normal de las personas que participan en las catas "es el de un ciudadano medio que le gustaría saber de vinos". Lo más curioso, según el hostelero, es que "con un sólo día de cata ya consigues apreciar cosas que antes no se conseguían".

Agustín Merello explica que el sumiller explica cómo hay que llevar a cabo una cata, cómo coger la copa, las fases y las características que tiene cada vino. Un aspecto importante es que son participativas, de manera que cada uno de los presentes pueden dar su opinión sobre cualquier aspecto.

La intención a la hora de elegir los vinos del llamado Nuevo Mundo "es que la gente no tenga miedo a comprar otras cosas", a la vez que añadió que los que se han elegido "son buenos y ofrecen garantías". Normalmente, de cada una de las catas Agustín Merello suele incorporar alguno de ellos a la carta del restaurante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios