Sindicatos pedirán a la Junta que prejubile a 200 ex operarios de Delphi

  • Junta y agentes sociales difieren sobre si será a partir de los 52 o de los 54 años · La Gerencia de los cursos de formación para la plantilla, satisfecha con su rendimiento

Los sindicatos presentes en la comisión de seguimiento de Delphi, creada tras el cierre de la factoría de Puerto Real, planteará a la Junta de Andalucía en la reunión de la próxima semana las prejubilaciones de aquellos ex operarios que cumplan una serie de requisitos. Aunque en principio este asunto estaba previsto tratarse en la comisión para hoy mismo en Sevilla, a última hora de ayer fue desconvocada. Fuentes de la Junta aseguraron a este periódico que el encuentro aún no tiene fecha, pero probablemente se trasladaría a la próxima semana.

Enrique Jiménez, uno de los miembros de CCOO presentes en dicha comisión, explicó ayer que, según sus cálculos, podrán acogerse a las prejubilaciones alrededor de unos 200 ex trabajadores de la factoría de Delphi. Lo que aún queda por cerrar con la administración autonómica es la edad a partir de la cual quedarán desvinculados laboralmente, si a los 52 o a los 54 años.

No será este el único asunto a tratar. Según Jiménez, los sindicatos también exigirán a la Junta de Andalucía el cumplimiento de su compromiso del contador a cero. Al respecto, indicó que "ya hay varios ex empleados a los que se les ha terminado la prestación por desempleo y no se les ha aplicado el contador a cero, con lo que llevan varios meses sin cobrar ni un euro".

En tercer lugar, el representante de Comisiones Obreras en la comisión de seguimiento de Delphi en Sevilla, explicó que también intentarán llegar a un acuerdo con la administración autonómica acerca de los cursos de formación que lleva a cabo la antigua plantilla de la factoría de cara a su futura recolocación.

En este sentido, Enrique Jiménez señaló que "vamos a crear un reglamento de esos cursos que sirva para regular la asistencia a los mismos". Precisamente, el responsable de este plan formativo en la provincia de Cádiz, gerente de la Fundación Andaluza del Fondo de Formación y Empleo (FAFFE), Luis Marqués, explicó a este periódico que ese sería uno de los asuntos a debatir en la mesa de seguimiento.

No obstante, dejó claro que, hasta el momento, de los más de 1.800 ex operarios que están acudiendo a los cursos de formación, tan sólo han abandonado aquellos que ya han encontrado otro trabajo. En todo caso, si dicho contrato laboral finaliza, tendrán la opción de reengancharse al proceso de recolocación.

Por lo demás, Luis Marqués quiso dejar algunas cosas claras. En primer lugar, aseguró que "aquí no estamos educando a chavales en un instituto, estamos formando de cara al empleo". Por eso, el gerente provincial de FAFFE explicó que esta Fundación persigue dos objetivos fundamentales: por un lado, satisfacer la demanda de las empresas que se asienten en la Bahía de Cádiz y que ninguna pueda decir que el capital humano que necesite no está formado. En segundo lugar, satisfacer las expectativas de los ex operarios de Delphi, acomodarlos a los perfiles que va a demandar esas empresas.

Desde que comenzaron los cursos, los ex trabajadores de la factoría se están incorporando a un proceso de formación, de aprendizaje, con el inconveniente de que hace tiempo que han abandonado el hábito de estudio. Además, la enseñanza que imparte la Fundación no es una enseñanza reglada, sino pensada para el empleo. Marqués pone un ejemplo: "El objetivo de un módulo de inglés de 50 horas, por ejemplo, no es que una persona aprendan inglés, sino que cuando estén en su nuevo puesto de trabajo y vean un plano con palabras en inglés, sean capaces de entender esos términos".

Igualmente, aunque en el módulo de informática se notan distintos niveles, desde la Fundación aseguran que un 80 por ciento tiene un nivel homogéneo, aunque se atiende de forma especial a aquellos que lo necesiten. Por ello, los monitores tienen que emplearse en captar la atención del trabajador e introducirlo en el proceso de aprendizaje.

Para conseguir estos fines, la Junta de Andalucía y esta Fundación ha puesto en marcha una fuerte infraestructura, con 53 aulas, 124 profesores para esta primera fase formativa y seis sedes operativas: Puerto Real, Cádiz, Jerez, El Puerto, San Fernando y Sanlúcar. En total, 104 cursos para 1.825 personas.

Está previsto que, ya en la tercera fase del proceso formativo, la Fundación tenga sobre la mesa las demandas laborales de las empresas que se asentarán en la Bahía. Lo que sí existe ya es una idea clara del camino a seguir, según las líneas básicas que anunció la Junta en su plan de reindustrialización de la Bahía. Por eso, los trabajadores están expectantes de cara a esa tercera fase del proceso formativo. En ella, se atenderá la demanda de cualquier empresa. Como explicó el gerente de la FAFFE, "si nos piden 500 electricistas para dentro de tres meses, los formaremos para que ocupen esos empleos, por ejemplo. Es más, estaremos en contactos con esos negocios para dibujar los perfiles que necesiten". Esa tercera fase comenzará en abril o mayo del próximo año.

Por todo lo vivido hasta ahora, Luis Marqués no tiene dudas: "el comportamiento general de los ex empleados de Delphi es absolutamente ejemplar. Todos son conscientes del reto que tienen a cinco o seis meses vista". Incluso, la Fundación atiende las demandas de los alumnos. Una de ellas ha sido la petición que hicieron de que se rotaran los turnos, aspecto que fue acordado en la mesa de seguimiento de Delphi en Cádiz. Ahora, todos los ex operarios de Delphi rotan los turnos entre mañana y tarde. Incluso ha habido sugerencias de cómo organizar los turnos, porque así lo hacían en la fábrica. "Les gusta colaborar y nos apoyan. Estamos muy satisfechos", concluye.

Por último, el responsable de este plan formativo explica que este programa ya nace creando empleo. De los 120 monitores encargados de la ex plantilla de Delphi, aproximadamente el 70 por ciento procede de las listas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE). Otros se dedican a la docencia y han sido contratados.

Pero, además, ha hecho falta reforzar la infraestructura de la Fundación con 17 técnicos de seguimiento más, seis personas para la parte administrativa, además del personal propio. Dedicados a Delphi en la Fundación puede haber en torno a unas 150 personas.

Luis Marqués asegura que "nos sentiríamos satisfechos desde la Fundación si a la ex plantilla de Delphi le hemos dado aprendizaje, le hemos creado un perfil y están colocados en una nueva empresa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios