La Sierra: el Cádiz vacío

  • La comarca más deprimida de la provincia ha perdido 2.377 habitantes en los últimos diez años.

  • Los municipios más pequeños, los más castigados.

La Sierra es la única comarca de la provincia que ha perdido población en el cómputo de la última década, en concreto 2.377 habitantes con respecto a 2007, pese a que el estallido de la burbuja inmobiliaria provocó el regreso de muchos emigrantes, cientos, que se fueron a la costa a trabajar el ladrillo y volvieron con la tarejta del paro en la cartera. La progresión demográfica de la que es la zona más deprimida económicamente de la provincia con más paro de España es preocupante. Cádiz capital pierde habitantes a chorros, pero se debe, principalmente, a que ha existido un éxodo hacia las cercanas poblaciones de la Bahía, con la vivienda mucho más asequible, por lo que su área de acción socioeconómica gana población, en concreto 5.315 habitantes en este periodo pese a que la capital tenga 10.000 habitantes menos. Pero el caso de la Sierra, con ese cerca del 3% menos de población en total, supone un goteo que no se recupera en un escenario de envejecimiento acelerado con más del 18% de la población por encima de los 65 años.

Cuanto más pequeños son los pueblos esta tendencia se acrecienta. Así, mientras Arcos, cabecera de la Sierra y considerada una de las poblaciones de más de 20.000 habitantes españolas con mayor índice de paro, gana tímidamente habitantes (480 en diez años, muy pocos, y con sectores productivos como la teja y el ladrillo prácticamente desaparecidos), los nueve municipios con menos de 5.000 habitantes se han dejado en este periodo un 7% de la población. En algunos municipios, como El Gastor (tuvo su techo en los años 50 rondando los 3.000 habitantes; ahora tiene 1.724) o Torre Alhaquime su pendiente demográfica descendiente ha superado el 10%. En términos demográficos son cifras que encienden las alarmas y que se aproximan a esa zona que el escritor Sergio del Molino definió como La España vacía en un libro que analizaba la vida de los pueblos que se consumían por la pirámide de edad. Esa España vacía está en la franja que va desde Aragón hasta Palencia y la Sierra de Cádiz está muy lejos de ese punto, pero no hay que perder de vista esta evolución. Por ejemplo, Teruel, la provincia que siempre se pone como paradigma de esa España vacía, ha perdido en estos diez años un 6% de población, lo mismo que Cuenca, la provincia con menor densidad demográfica. Es decir, un punto menos que los pequeños municipios de la Sierra gaditana.

Si se amplía la foto fija y alcanzamos los últimos veinte años, observamos que las únicas poblaciones que ganan habitantes en la Sierra de Cádiz son Arcos, Benaocaz, El Bosque, Puerto Serrano y Villamartín, lo que permite un incremento de población en este periodo de unos precarios veintiún habitantes en el total de la comarca. El censo de la Sierra enel año 98 era de 111.007 habitantes y a día de hoy, en el último censo, son 111.128 habitantes. Esto quiere decir que Cádiz capital, con poco más de doce kilómetros cuadrados, tiene más habitantes que la Sierra con casi 2.000 kilómetros cuadrados y una densidad de población de 55,5 habitantes por kilómetro cuadrado. El total de la provincia tiene 165 habitantes por kilómetro cuadrado, por lo que extirpando a la Sierra del mapa colocaríamos esta comarca en los niveles de Zaragoza, en el puesto 30 de las provincias españolas, que tiene 56 habitantes por kilómetro cuadrado.

Sin embargo, la situación económica de estos municipios, sin embargo, no siempre es desesperada, o por lo menos no lo parece en tasas de desempleo. Es verdad que sus dos primeros núcleos de población, Arcos y Ubrique, tienen tasas de paro que remiten a los peores años de la crisis, con un 39% en Arcos y un 36% en Ubrique, según el instituto Argos de la Junta de Andalucía, pero poblaciones que pierden habitantes tienen saneadas cifras de empleo. Es el caso del que posiblemente es el municpio más olvidado de la provincia y que, en realidad, tampoco se siente gaditano al introducirse en la sierra de Málaga, como es Alcalá del valle. En este bello pueblo que a veces parece autogestionado, tan lejos de Cádiz y tan lejos de Málaga, con apenas representantes públicos en instituciones provinciales o regionales y una infame carretera de conexión, el paro registrado está por debajo de la media nacional, un 14,5% (en España es el 15,6%). Pero es engañoso. Alcalá del Valle, tierra de temporeros, ha perdido un 7% de su población en estos últimos diez años. Puerto Serrano, Olvera, Setenil o Zahara de la Sierra están por debajo del 20% de desempleo y todas ellas, excepto Puerto Serrano, pierden población y son municipios pobres.

Porque no es el índice de paro el que nos va a dar las causas de este éxodo, sino la renta per capita. En una provincia con una de las medias más bajas de renta por habitante, 21.639 euros, hay que irse al puesto 19 de los 44 municipios de la provincia para encontrar la primera población de la Sierra en renta per capita, El Bosque, que está bastante por debajo de la media de la provincia, ya que se sitúa en 17.162 euros. Y, efectivamente, El Bosque, la puerta al parque natural de El Pinsapar, no pierde habitantes. Sin embargo, El Bosque, el más rico de los municipios de la Sierra es, a nivel nacional, el municipio 1.804 en renta.

En los últimos puestos de la provincia en rentaaparecen cuatro municipios de la Sierra: Bornos, Alcalá del Valle (poco paro, pero mucho trabajo temporal y pocos ingresos), El Gastor y Puerto Serrano. El último, Puerto Serrano, no alcanza los 11.000 euros. Es uno de los diez pueblos más pobres de España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios