Santa María afrontará aún cerca de una treintena de rehabilitaciones

  • La asociación de vecinos está dispuesta a denunciar incluso ante Hacienda a los propietarios incumplidores que quedan en el barrio para 'limpiar' la zona de infraviviendas antes de 2012

Comentarios 3

En el barrio de Santa María siguen dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias para conseguir que luzca como nuevo en 2012. Y hasta las últimas consecuencias significa denunciar los casos ante Urbanismo y llegar si hace falta ante Hacienda, por si al propietario de una finca en mal estado se le ha olvidado declarar los alquileres; ya lo han hecho con buenos resultados en una ocasión y el presidente de Tres Torres, José Rodríguez, advierte de que repetirá si es necesario.

Pero la situación del barrio ha cambiado mucho en los últimos años. Desde la asociación se sigue yendo donde haga falta y se negocia con propietarios para alcanzar acuerdos que beneficien a las partes, aunque tras años de rehabilitación se dan muchos menos casos. La transformación del barrio comenzó hace ya trece años, aunque tímidamente, con el Plan Urban; después vinieron los planes de infravivienda -primero municipal y después autonómico- y empezó a tomar impulso la iniciativa privada.

Pero la transformación del que fuera el antiguo arrabal de la Villa no ha terminado. Actualmente, la lista de inmuebles que los vecinos consideran que siguen teniendo problemas es de ocho y la de edificios que se rehabilitarán en los próximos años o están en obras, de 26.

Y es que ahora Santa María afronta una especie de recta final en la que la meta es el Bicentenario de la Constitución o que por lo menos con la excusa de la celebración de la efeméride deje de existir la infravivienda.

Rodríguez y Julio Sánchez, vocales de vivienda de la asociación vecinal, hacen un repaso pormenorizado y de memoria de qué se está haciendo y qué está a punto de hacerse en la zona. Procasa tiene varios inmuebles para sus promociones para jóvenes y ha llegado a convenio con la propiedad de dos fincas en la calle Santa María para estrenar con ellas su nuevo programa de rehabilitación de infraviviendas. Entre los primeros (serán nueve promociones) destacan los números 27 y 25 de Santo Domingo, que se unirán a tres fincas de Mirador para hacer una promoción de 19 pisos.

La Junta, por su lado, acumula varias obras en curso (Jabonería, el centro de salud o Lasquetty son las de mayor envergadura) y otras pendientes de empezar, entre ellas la reforma del convento de Santa María. En total, unas quince actuaciones entre las que destacan otros casos con situaciones particulares. Como la del número 29 y 31 de Santo Domingo, porque después de años con los vecinos realojados a cuenta de la Oficina ha aparecido por fin la propiedad para firmar el convenio de rehabilitación. Ahora se está actualizando el proyecto, indica el director de la Oficina, Jesús Martínez. Otros casos en situación peculiar son los de las obras de Troilo 1 y 3 y Santa Elena, 6, paradas por la suspensión de pagos de la constructora adjudicataria de los trabajos, Jale. Se contratará a otra de las empresas que se presentaron al concurso público.

Pero en Santa María esperan que a este nutrido grupo de fincas se unan varias más, como San Juan Bautista de la Salle, 2, porque el expediente de expropiación que pesa sobre el inmueble sólo está pendiente del pago de justiprecio. También están pendientes de que la Junta consiga alcanzar acuerdos con varios propietarios.

Mientras, Mirador, 17, San Juan Bautista de la Salle, 17, Botica, 4, 9 y 17 o Sopranis, 6 son algunos de los edificios que siguen dando quebraderos de cabeza a los vecinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios