Santa Cruz se vuelve a abrir al culto con algunos elementos en precario

  • El obispo Antonio Ceballos presidió una misa a la que asistieron muchas personas

Comentarios 3

La iglesia de Santa Cruz está abierta desde la tarde de ayer al culto. El regreso de las cofradías de Sanidad, Perdón y Medinaceli han servido de aperitivo en los últimos días para que en la rehabilitada Catedral Vieja se pueden de nuevo oficiar misas. La de ayer, la de reapertura, estuvo presidida por el propio obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos Atienza.

Abierta, pero en precario. La solemnidad de las distintas imágenes en sus respectivas bóvedas contrasta con algunos lugares en los que se ve que todavía no está acabado al cien por cien el desmontaje de la exposición Andalucía Barroca y que quedan cosas por hacer. La pila donde suele haber agua bendita estaba totalmente seca y como sustituto se había puesto una vasija con el líquido elemento.

Sea como fuere, la primera misa tras el exilio fue solemne como requería la ocasión. Entre el público se encontraba el presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, Miguel García Díaz,con algunos miembros de su equipo y los hermanos mayores de Sanidad, Medinaceli y Perdón, José Ramón Zamora, Francisco Hernández y Manuel Garrido, respectivamente. El del Santo Entierro, Manuel Ortega, ni ningún miembro de su junta estuvieron en Santa Cruz, aunque sí algunos hermanos de esta cofradía.

Monseñor Ceballos, en presencia del párroco de Santa Cruz, Guillermo Domínguez Leonsegui, dio las gracias en la homilía a todas aquellas personas e instituciones que habían colaborado en la labor de "restaurar, consolidar y embellecer" el templo del barrio del Pópulo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios