La Semana Santa perfecta

  • Las cofradías inician mañana el análisis de la carrera oficial para tomar una decisión de cara al futuro

  • Cuatro son las propuestas más sonadas en la actualidad

Comentarios 4

El reto es mejorar la Semana Santa que hasta ahora han conocido cofrades, gaditanos y foráneos; buscar un recorrido común a todas las hermandades que convenza a la mayoría, que sea factible en términos de horarios, que sea razonable a los intereses particulares de cada corporación y también, por qué no decirlo, que sea rentable para la venta de sillas y palcos que genera unos ingresos que contribuyen a poner la Semana Santa en la calle. El pastel que metió el Consejo en el horno el pasado año con el cambio de itinerario -válido solo para 2018- de la carrera oficial toca abrirlo ahora, una vez conocida la experiencia, y plantear una opción de cara al futuro.

Generalizada está la sensación de que el recorrido que las hermandades han efectuado este año no ha convencido y, por tanto, no se repetirá. Pese a que el Consejo ya ha adelantado que se ha sentado más público en la carrera oficial que años anteriores; o pese a que el tránsito por Nueva no termina de descontentar a muchos de los que lo han realizado. Los continuos cruces de cortejos y cofradías en la plaza de San Juan de Dios, los 'rodeos' que algunas cofradías han dado para llegar al inicio de esa carrera o la repetición de los mismos escenarios varias veces durante una salida son puntos demasiado negativos para lograr un mantenimiento del itinerario desde Nueva hasta mitad de la calle Novena.

Pero al mismo tiempo, tampoco está tan claro que la opción sea sencillamente volver a la carrera oficial que existía antes (esto es, desde Catedral hasta la confluencia de Ancha con San José). Aunque esta propuesta es la defendida por el sector más clásico o tradicionalista, que apuesta por huir de cualquier tipo de apuesta novedosa en este terreno y mantener lo que lleva asentado en las últimas décadas. Incluso los que defienden este trazado llegan a plantear un incremento de la carrera hasta la plaza de San Antonio, recordando eventos como la magna del Sábado Santo de 2012 o la mariana del pasado junio.

Frente a esta opción, la experiencia de este año ha abierto los ojos y las posibilidades de una Semana Santa que posiblemente llevara años pidiendo cierto aire fresco, ciertos cambios en este capítulo que mejoren el tránsito de las hermandades. Así las cosas, tres son las opciones de carrera oficial distinta a la conocida en los últimos tiempos que parecen cobrar ventajas de cara al futuro.

La primera consistiría en una pequeña variación respecto a la conocida este año. Ya que el principal inconveniente de la de 2018 han sido los cruces de cofradías en San Juan de Dios, se ha lanzado una propuesta que plantea el inicio de la carrera delante del Ayuntamiento, para finalizar en el mismo punto que este año (la esquina de Novena con Valverde y Barrié) o, incluso, prolongarla hasta Ancha si las cofradías así lo quisieran (teniendo en cuenta el recorte desde Nueva hasta la puerta del Ayuntamiento). Con esta propuesta se eliminan los cruces, permitiendo el acceso al punto de inicio de la carrera por hasta cuatro vías: la plaza de San Juan de Dios, desde Nueva o desde Plocia, la calle Sopranis o la calle San Juan de Dios, lo que evita cualquier cruce y facilita también la llegada de prácticamente todas las hermandades, evitando rodeos como los que han tenido que dar este año las de Santa María, Santo Domingo o Santa Cruz, por ejemplo.

La segunda propuesta va más en la línea de la carrera oficial de los últimos años, pero invirtiendo su sentido (como ocurriera, por ejemplo, el Domingo de Ramos de 2008, y como se planteó años posteriores en algunas jornadas que luego no llegaron a materializarse). De Ancha a Catedral. Este planteamiento se realiza a raíz del resultado de la venta de sillas de este año, que ha aumentado notablemente respecto a años anteriores; si el problema de Ancha era los pocos espectadores que presenciaban allí el paso de las cofradías, con el recorrido invertido se adelantará notablemente el horario de entrada de las hermandades en esta calle, lo que a priori propiciará un lleno que daría a Ancha otro ambiente y colorido en Semana Santa. Además, cuenta esta propuesta con el hecho de que los recorridos ya serían conocidos y accesibles a todas las hermandades, lo que a priori facilitaría acoplamientos (aunque algunas jornadas deberían sufrir cambios en su configuración respecto al orden de paso irremediablemente).

Y otra propuesta que cuenta también con bastantes adeptos para establecerla como carrera oficial tendría su inicio en la plaza de San Agustín y su final en la Catedral, con la estación penitencial de cada hermandad. Los defensores de esta propuesta esgrimen un inicio recogido y elegante con una plaza de San Agustín llena de palcos frente a la iglesia (destacándose incluso la sonoridad que tiene este rincón del casco histórico, con lo que ello conllevaría para la música que acompaña a la mayoría de los pasos), a la que se podría acceder por San Francisco -llegando a esa vía desde la plaza de San Francisco, desde Columela, desde Marqués de Valdeíñigo o incluso desde Ramón y Cajal, en algún caso- o directamente por San Agustín -ya sea desde Rosario o, si las limitaciones físicas lo permitieran, por Rubio y Díaz-. Además, el recorrido de este trazado no supondría ningún inconveniente ni necesidad de maniobra para los pasos, al ir por vías con suficiente anchura y comodidad (como San Francisco, Nueva, San Juan de Dios, Pelota y Catedral). Al salir del templo diocesano, las hermandades podrían dirigirse a Santiago, a Compañía dirección Plaza de las Flores, al Campo del Sur (incluso pudiendo bajar luego por el barrio de El Pópulo), o cruzando de nuevo la Catedral en busca de Cobos o de Pelota (en el caso de las últimas de cada jornada).

Por recorrido, la más amplia sería la carrera tradicional o su recorrido a la inversa, que se acercan al kilómetro (alrededor de 980 metros, en concreto), y en el lado contrario estaría la propuesta de San Agustín a Catedral, con unos 775 metros de recorrido, prácticamente doscientos metros menos. La otra opción, entre el Ayuntamiento y Palillero, tendría alrededor de 850 metros de carrera oficial.

Entre estas opciones, a la que se le suman algunas más que han tenido hasta la fecha menos calado entre el público, tendrán que debatirse las hermandades a partir de mañana martes, cuando está previsto que comiencen las reuniones de balance y análisis lo acontecido cada jornada de la recién acabada Semana Santa para buscar la mejor opción posible de cara a la Semana Santa del futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios