El Rey, Cádiz y el Diario

  • Las páginas del periódico han contado todas las visitas reales

Defensor de una monarquía constitucional y garante del progreso de Cádiz y su provincia desde su primer número, Diario de Cádiz ha dado amplia cuenta de las abundantes visitas que los distintos reyes de España han realizado a la capital a lo largo de los 150 primeros años de la vida del periódico.

En marzo de 1877, incluyó amplia información de la primera estancia en la ciudad de Alfonso XII. Aún faltaban veinte años para que se publicase la primera fotografía en el Diario, por lo que la carencia de imágenes se sustituyó con una extensa crónica que se repartió durante varios días. Dos años más tarde, en 1879, Alfonso XII volvió a visitar la ciudad a la que llegó a bordo de la fragata Numancia. Acudió al Hospital de San Juan de Dios, el Asilo, el Hospital de Mujeres y la Casa de Expósitos. En San Fernando estuvo en la Carraca, el Observatorio de la Marina y la nueva academia de Infantería. De retorno a Cádiz, el Rey cenaría en la casa de Moreno de Mora, en la calle Ancha, que apenas una década antes había inaugurado su madre, la reina Isabel II.

A los pocos meses de subir al trono, don Juan Carlos visitó la provincia de Cádiz

La última visita del monarca a la ciudad ocurrirá en febrero de 1882, en esta ocasión acompañada por su esposa, doña María Cristina. Repitió visita en La Isla y comida en la casa de José Moreno de Mora. La siguiente gran crónica dedicada a Alfonso XII será el relato de su fallecimiento, en noviembre de 1886: "El Rey Don Alfonso ha muerto. ¡Pobre joven! Morir a los 28 años dejando una tierna y amante familia, abandonando dicha y esplendores, morir en el cenit de su existencia. El año terrible. Esta es la frase".

Su hijo Alfonso XIII nacerá ya huérfano, asumiendo su madre, María Cristina, la regencia. Con apenas cinco años de edad, Don Alfonso viajará por primera vez a Cádiz, como puerto de embarque al buque Venadito camino de Huelva, donde en 1892 se iba a celebrar el centenario del descubrimiento de América. Ambos participaron en un Te-Deum en la Catedral y en una recepción celebrada en el Ayuntamiento, pero la reina regente desistió de participar en un baile de gala, organizado en la propia Casa Consistorial, ya que optó por permanecer con su pequeño hijo, que descansaba en el barco.

Lo cierto es que Alfonso XIII mantendrá una estrecha relación con Cádiz, directa con sus viajes a la ciudad e indirecta con un interés muy cercano a diversos proyectos urbanísticos. Así, fue él quien dio vía libre al derribo del frente de la Puerta de Tierra con la condición de mantener en pie el torreón central; estuvo también muy pendiente de la concesión para la ciudad de la Zona Franca y acudió a Puntales para ver el funcionamiento de la nueva fábrica de Construcciones Aeronáuticas.

Al principio de su reinado, con apenas 22 años de edad, ya participó en la inauguración de las obras del ampliación del puerto de Cádiz. Alfonso XIII hizo explotar con dinamita la piedra de la cruz, situada en las proximidades de la punta de San Felipe. Su última estancia (la reina Victoria Eugenia había realizado una escapada en 1921 para atender a los soldados que llegaban heridos de la guerra de África, entregándoles tabaco y regalos en nombres del Rey) ocurrió a pocos meses de abandonar el trono. Fue en octubre de 1930. Se alojó en el Hotel Atlántico, recientemente inaugurado. En esta ocasión visitó la capilla del Nazareno, la fábrica de torpedos y el astillero de Echevarrieta, poniendo la primera piedra de la Casa de Maternidad. Las crónicas resaltaron entonces que quedó entusiasmado con la playa del Sur.

La II República y la dictadura del general Franco abrieron un largo paréntesis en la presencia de la Casa Real en las páginas del Diario, pues la censura imponía lo que se podía publicar y lo que no.

La presencia de Juan Carlos I, que como Príncipe ya había visitado en varias ocasiones la ciudad, donde había embarcado en el Buque Escuela Juan Sebastián de Elcano como guardiamarina, no se hizo esperar. En abril de 1976, a los pocos meses de ser proclamado Rey de España, acudió a Cádiz en visita oficial, en una gira que le permitió también recorrer otras localidades de la provincia. Eran nuevos tiempos y Diario de Cádiz, entonces aún con su histórico tamaño sábana, utilizaba un cuerpo de letra nada habitual para trasladar el mensaje que los miles de gaditanos lanzaron al Rey: "Cádiz pide Justicia".

Don Juan Carlos, como pasó con su abuelo Alfonso XIII, mantendrá una estrecha relación con la ciudad y su provincia. Su presencia y la de la Reina Sofía, serán esenciales en fechas de gran relevancia, como pasó como la Gran Regata Colón 92, o con sus continuas visitas a la capital durante la celebración del Bicentenario de la Constitución de 1812,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios