"Resucité el 14 de febrero de 1999 y hoy estoy hecho un chaval"

  • José Payán recibió un trasplante de corazón y hoy puede llevar una vida "totalmente normal"

Comentarios 1

El gaditano José Payán Jiménez está "hecho un chaval". Y nunca mejor dicho, el corazón que le bombea la vida tiene hoy 27 años mientras que él suma ya bastantes más.

Volvió a nacer el Día de los Enamorados de 1999. Recibió el regalo de un corazón el día de los corazones y desde entonces vive una segunda vida.

Antes, cuando su corazón apenas tenía fuerza y latía a trancas y barrancas, no podía respirar, se asfixiaba, se encontraba siempre fatigado y cansado con un solo paso que daba. Hoy, "cojo una bicicleta y hago 30 o 40 kilómetros, me hago los mil metros en la piscina y vivo una vida normal".

Después de dos avisos en falso y tras ocho meses de espera para ser trasplantado, José entró a las diez de una noche en un quirófano del hospital sevillano Virgen del Rocío con el aviso de los médicos de que igual cuando despertase no tenía un corazón nuevo por posibles complicaciones. "Pero me desperté y sabía que dentro tenía otro corazón, podía respirar", relata Payán. Asegura que resucitó en ese momento y que desde entonces hace todo lo posible para cuidar ese corazón que le dio una segunda oportunidad.

El médico no le pudo decir nada más por la confidencialidad de datos que es necesaria en estos casos, pero le dijo que el chico del que procedía tenía 18 años: "que una persona después de muerta dé un órgano para dar vida a otro es algo muy grande, por eso tengo que cuidar este corazón, ahora estoy engordando un poquito y no puede ser", explica José Payán.

Otras muchas personas como este gaditano vuelven a nacer cada día gracias a la generosidad de los donantes y, también, de sus familiares que en un momento tan difícil dan un sí para que la muerte se transforme en vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios