Rafael Corbacho ya ejerce de comisario en la Soledad

  • En Borriquita, Cerezo se ha reunido con los dos candidatos y está a la espera de que el vicario general tome una decisión

Después de la paralización de los procesos electorales de Borriquita y de Santo Entierro, sus respectivos delegado eclesial y comisario nombrados por el Obispado están ya trabajando en la recuperación de la normalidad en sendas hermandades, para la posterior convocatoria de los nuevos cabildos de elecciones.

El comisario nombrado en Santo Entierro, Rafael Corbacho, trabaja ya en su nuevo empeño después de haber recibido el decreto por parte del delegado episcopal de Hermandades, Sebastián Llanes. Sobre la labor que tiene por delante, el ex presidente del Consejo de Hermandades -cargo que dejó hace apenas un año- ha explicado que lo primero que hará será reunirse con el Secretariado de Hermandades, para conocer el problema y los aspectos concretos de su misión en Santo Entierro "y a partir de ahí ir actuando en función de lo que se determine por parte del Secretariado".

Cierta ventaja lleva en su labor el delegado eclesial nombrado en Borriquita, Manuel Cerezo, cuyo decreto llegó hace semanas. En su caso, Cerezo ha explicado que ya ha mantenido reuniones con la junta de gobierno y con cada una de las candidaturas presentadas. Las entrevistas las ha realizado con los dos candidatos, Ignacio Ortiz y Antonio Barrueco, acompañados únicamente de otro miembro de cada lista, no con la totalidad del grupo. Posteriormente, el delegado eclesial ha valorado los hechos con el grupo de colaboradores que él ha elegido -el director espiritual de Borriquita, Carlos Quijano; y los cofrades Juan Miguel Martín, Pablo Chaves y Manuel Quintanilla-.

Una vez realizada esta gestión, Cerezo está a la espera de entrevistarse con el vicario general (que se encuentra de viaje) para exponerle el informe y adoptar la decisión que se estime oportuna, que se dará a conocer "a la mayor brevedad para no interferir en la vida de la hermandad", explica Cerezo. Es decir, que en unos días, seguramente la próxima semana, se conocerá la decisión adoptada sobre el cabildo de elecciones en Borriquita. De momento, lo que queda claro es que se suprime el voto por correo, así como que existirá un mayor control de los hermanos que acudan a la convocatoria electoral.

Curiosamente, otros dos procesos electorales convocados para próximas fechas amenazan también con no celebrarse, como ya conocen en el Secretariado. Se trata de los cabildos de la Merced y del Descendimiento, a los que concurren más de una lista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios