Rafael Barra: "Me dolió mucho el oscurantismo y la falta de claridad de Trasmediterránea"

  • Rafael Barra cumplió su décimo aniversario al frente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz. Considera que nunca llegó a comprender qué es lo que pasó realmente con la compañía marítima

Comentarios 12

Una persona es más persona cuanto menos piensa en su persona, dice un proverbio oriental. Ya Rafael Barra empieza la entrevista pidiendo que todo lo bueno se achaque a su equipo, nunca sólo a él. El Ateneo Gaditano le ha nombrado Gaditano de Ley en un año en el que cumple su décimo aniversario como presidente de la Autoridad Portuaria.

-¿Cómo puede llevar diez años al frente de una institución de tanto peso sin parecer veinte años mayor?

-(Sonríe) Hace tres meses cumplí 64. Siempre he tenido mucha cara de niño y me dicen que parece que no pasa el tiempo para mí, pero no es así. El secreto está en que me cuidan muy bien.

-¿Prefiere pedir o mandar?

-Confío más en la colaboración de mi equipo. No es pedir ni mandar, alguien tiene que ejercer de director de orquesta y punto.


-¿Cómo consigue llevarse bien con todo el mundo?

-Cuando entras a presidir un puerto que se extiende sobre tres municipios y ninguno es del mismo color, te tienes que entender con todos. Enfrentarte no conduce a nada. Hay que ceder cuando hay que ceder.


-¿Confía en el Cádiz del 2012?

-Claro que sí. Este tipo de eventos siempre resultan positivos de cara a adecuar las infraestructuras necesarias. Los primeros pasos han sido buenos con la creación del Consorcio del Bicentenario. Lo que me dan miedo son los recelos de algunas instituciones. Por ejemplo, el Ayuntamiento ha creado por su cuenta una comisión existiendo ya una. No lo entiendo


-¿Cuál es el principal defecto de Teófila Martínez?

-Ofú... Respeto su capacidad de trabajo pero... su defecto es que no puede ver a los socialistas. Hace años me presentó al entonces ministro Arias Salgado diciéndole que yo era buena gente pero que tenía un defecto: ser socialista.

-¿Y Rafael Román?

-Que es muy suyo.

- Use su bola de cristal. ¿Cómo ve la futura Plaza de Sevilla?

-La veo como una gran plaza intermodal en la que confluirán tren, barco y autobús. Por mi parte la quiero convertir en una barrera entre el tráfico de mercancías y el de pasajeros una vez que traslade el tráfico de roro y el de contenedores a otra zona del muelle.

-¿Y el segundo puente?

-Es una fortaleza para la dársena de Cádiz porque servirá para que todo el tráfico de camiones llegue a la barriada de La Paz desde la 443 en cinco minutos.

-¿Es necesario el tramo móvil?

-Desde el punto de vista de la construcción de barcos es absurdo. Por muy alto que sea el barco, es fácil desmontar la antena o la chimenea. Lo que ha motivado que Navantia pida el tramo móvil es el mundo de las plataformas petrolíferas, puentes y grandes estructuras.

-¿Ha logrado entender qué le pasó a Trasmediterránea?

-Lo que me dolió fue el oscurantismo. Me enteré días antes por radio muelle. Dijeron que se iban a Algeciras porque Cádiz era caro y al final fue mentira. Terminaron en Barcelona y Valencia.

-¿Diez años más en activo?

-No me quiero jubilar a los 65. El horizonte que tengo planteado es una legislatura más. Con eso, ya me meto en los 68 y ya más allá creo que no sería prudente aunque, realmente nadie sabe...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios