La Punta recibe a menos jóvenes de otras localidades los fines de semana

  • El Ayuntamiento cree que los motivos del descenso son el endurecimiento de las multas y el frío · Se abrirá al tráfico la zona en un periodo de prueba · El jueves se ha convertido en el día más fuerte

La afluencia de público a la Punta de San Felipe está bajando de manera considerable en los últimos meses, según fuentes del Ayuntamiento de Cádiz. Después de que hace un año se concentraran en el paseo superior los botellones para aplicar la ley que prohibe el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública, el descenso de personas llega hasta el punto que los hosteleros afirman que sus ventas han bajado en un 50 por ciento.

Según el Ayuntamiento de Cádiz, se ha notado una menor afluencia de personas de otras localidades de la Bahía, como ocurría anteriormente. Las mismas fuentes indican que el endurecimiento de las multas por el consumo de alcohol hace que se desplacen menos personas en vehículos desde localidades como san Fernando, Puerto Real o Chiclana.

La noche considerada más fuerte en la actualidad es la del jueves gracias a las fiestas universitarias, donde se han llegado a concentrar hasta 10.000 jóvenes de diversa procedencia. Sin embargo, el número baja considerablemente los viernes y los sábados, donde como máximo puede haber unas 3.000 personas. Esta situación se agrava durante los meses de invierno, debido a las condiciones climatológicas adversas.

Mientras tanto, los hosteleros afirman que uno de los principales problemas con los que se encuentran es la prohibición para el acceso de vehículos a la zona. Por ello han pedido que se vuelva a restablecer la circulación para facilitar la llegada a la zona.

Sin embargo, este dispositivo se ha hecho principalmente por motivos de seguridad. En este sentido, uno de los motivos era realizar un mayor control de seguridad para las personas que entran en la Punta y en el botellódromo. En este sentido, en la actualidad hay un detector de metales para evitar la introducción de cualquier tipo de armas, así como se controla también el acceso de todo tipo de drogas. Ambas cosas serían mucho más complicadas hacerlas con los coches.

A pesar de ello, desde el Ayuntamiento se tiene la intención de probar la autorización para la entrada de vehículos y, con ello, demostrar también que éste no es el motivo por el que llega menos gente a esta zona de ocio nocturno.

Ahora se une otra circunstancia. Con la reforma del Código Penal se establece como delito superar la tasa de 0,60 miligramos por litro de aire espirado. Esto podría incrementar los controles de alcoholemia a la salida de la Punta de San Felipe.

Los hosteleros afirman que tantos los clientes como los trabajadores de la zona tienen muchos problemas para llegar a la Punta debido a los grandes problemas de aparcamiento que hay en las inmediaciones, lo que hace que muchos de los usuarios desistan acercarse. No obstante, fuentes municipales aseguran que las plazas de aparcamiento tampoco son demasiadas.

El Ayuntamiento todavía no le ha puesto fecha a esta prueba, aunque se espera que se haga en breve. Por otra parte, también está pendiente la concesión de las barras del botellódromo, que los hosteleros de la Punta San Felipe quieren explotar, aunque todavía desconocen si podrán vender bebidas alcohólicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios