Cádiz

La Puerta de Tierra se convertirá en 20.000 m2 de espacio de ocio

  • El Ayuntamiento quiere dar un uso ciudadano a las viejas bóvedas y a los baluartes apostando por actividades culturales y de ocio · El diseño general deberá estar terminado a lo largo de 2008

Comentarios 4

La Comisión Nacional del Bicentenario ya ha situado al castillo de San Sebastián de Cádiz como uno de los elementos prioritarios de su actuación de cara al 2012. Supone recuperar una fortaleza desconocida para buena parte de los gaditanos y, también, para la mayor parte de quienes visitan la capital.

Pero si San Sebastián es una de las asignaturas pendientes que tiene Cádiz, también lo es la puesta en valor de lo que queda del recinto amurallado cuya demolición se inició hace un siglo perviviendo en el tiempo tramos a los que hasta ahora apenas si se les ha sacado partido como elementos turísticos, culturales o de ocio.

Aprovechando el empuje que el Bicentenario va a suponer a la hora de completar la red de equipamientos necesarios para el crecimiento de la capital, el Ayuntamiento está elaborando un ambicioso plan que supondrá, si se ejecuta con éxito, la puesta en valor de todo el frente de la Puerta de Tierra, que incluye las bóvedas de Santa Elena y San Roque y los baluartes que llevan los mismos nombres.

En total se trabaja sobre más de 20.000 metros cuadrados que durante décadas han tenido usos de lo más diversos: Casa del Niño Jesús, Farmacia Municipal, depósitos de la Policía Local, cuartel de Bomberos, oficinas de Procasa y Medio Ambiente y multitud de talleres privados.

Buena parte de estos usos ya han sido eliminados y en cuestión de semanas dejarán las bóvedas de Santa Elena los efectivos del parque de Bomberos, camino de su nueva sede en Astilleros. Esta marcha, junto a la producida hace unos meses de la Casa del Niño Jesús, va a permitir al Ayuntamiento actuar ya sobre todo el recinto de las bóvedas.

A principios de la pasada década, la administración local, con el apoyo de otras instituciones, invirtió 5 millones de euros en la restauración de todas las fachadas, principal y posterior, quedando únicamente pendiente el baluarte de San Roque, sobre el que ya está trabajando desde hace unas semanas una escuela taller y que se encuentra en muy mal estado de conservación.

Con los edificios ya rehabilitados quedan por definir sus usos.

Las obras de ampliación del Museo-Taller Litográfico están a punto de concluir, pendiente como está el que se pretende realizar dedicado a la Arqueología Industrial. Junto al mismo, el Ayuntamiento reserva espacio para el Museo de la Prensa, que proyecta sacar adelante la Asociación de la Prensa de Cádiz, aunque en este caso la ubicación no está decidida. Todos estos equipamientos ocuparían el espacio disponible en las bóvedas de San Roque.

En Santa Elena, tras la marcha de los Bomberos, se instalará el Museo de Títeres Iberoamericanos, sobre el que el Ayuntamiento tiene grandes esperanzas de éxito. Destaca la alcaldesa, Teófila Martínez, "que se logrará una importante aportación (de elementos) gracias a nuestras estrechas relaciones con ciudades iberoamericanas y a la rica cultura que en el campo de los títeres y las marionetas hay en la zona.

"Queremos que sea un museo muy atractivo que esté estrechamente relacionado con las actividades que se desarrollen en el Teatro de la Tía Norica, único en España dedicado a esta especialidad y que trabajaremos para que sea considerado como el Teatro Nacional de Títeres", adelanta Martínez. Para el conjunto se hace una reserva de espacio para garantizar el crecimiento de estos nuevos equipamientos.

En el diseño sobre el que se trabaja, se mantiene el uso actual del torreón, donde se ubica la muestra dedicada al Cádiz del siglo XVII-XVIII. Igualmente, queda por definir el edificio que fue rehabilitado en los noventa, junto a la rampa de acceso al paseo superior, donde inicialmente iba a ir un centro de interpretación de la muralla y que hoy ocupa una asociación carnavalesca.

A lo largo de 2008 se pretende cerrar el diseño que se le va a dar al baluarte de Santa Elena. Aquí se cuenta con un gran espacio de uso ciudadano, especialmente tras recuperarse los bajos del inmueble utilizados durante años como depósitos de vehículos. Las plantas superiores son gestionadas por la empresa municipal de la Vivienda, Procasa, que en su momento tendrá que buscar una nueva sede.

"Estamos estudiando bien lo que se puede hacer en este inmenso baluarte. Está claro que de aquí a 2012 la ciudad va a necesitar grandes espacios expositivos, especialmente cuando equipamientos como el castillo de Santa Catalina mantienen año tras año una densa programación que provoca que esté al completo. Este es un baluarte muy apetecible y con un gran potencial especialmente una vez se urbanice la plaza de Sevilla y tenga un acceso directo al mirador que se cree junto a la Cuesta de las Calesas".

Frente a un uso cultural de todo el frente amurallado, en el baluarte de San Roque se va a apostar también por un diseño destinado al ocio "aprovechando su ubicación junto a la playa de Santa María del Mar, compatibilizando pequeñas exposiciones con zonas dedicadas al ocio, pequeñas tiendas, etcétera, como ya ocurre con otras capitales".

Junto a los fondos propios, el Ayuntamiento de Cádiz espera contar con apoyo financiero tanto a través de programas europeos como inversiones del Estado y otras administraciones aprovechando el Bicentenario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios