El Puerta del Mar introduce la braquiterapia mamaria

  • El tratamiento evita que algunas mujeres con cáncer tengan que perder la mama

Cuatro pacientes se han beneficiado ya de la introducción en el Hospital Puerta del Mar de la braquiterapia mamaria. Un nuevo tratamiento que evitará que en algunos casos de cáncer de mama la mujer pierda el pecho. El centro sanitario espera que se beneficien de ello unas 50 mujeres al año.

La Unidad de Braquiterapia de Alta Tasa (HDR) del Servicio de Oncología Radioterapéutica del centro hospitalario gaditano comenzó a funcionar a principios de este año, pero no ha sido hasta ahora cuando la técnica ha empezado a emplearse para el tratamiento de cáncer de mama. Primero se utilizó para tumores vaginales, y una vez introducidos ya los mamarios, también ha comenzado a aplicarse en los pulmones.

Es un tratamiento radioterápico que consiste en colocar fuentes radiactivas encapsuladas, a través de unos vectores huecos, dentro o en la proximidad del tumor, según explica Enrique Alonso, responsable de la Unidad de Patología Mamaria del Puerta del Mar. A diferencia de la radioterapia externa, es posible administrar una dosis alta de radiación al tumor, en un tiempo reducido y a un volumen bien delimitado alrededor del mismo, reduciendo la exposición de las estructuras o tejidos adyacentes.

En concreto la braquiterapia mamaria es un tratamiento indicado para pacientes en las que no se puede alcanzar unos márgenes quirúrgicos lo suficientemente amplios, esto es, sin afectar el resto de la mama. Por tanto con este tratamiento se consigue aumentar el porcentaje de pacientes que conservan el pecho.

El proceso comienza con una evaluación del lecho quirúrgico mediante ecografía y TAC (Tomografía Axial Computarizada) y en función de los hallazgos se establecen los vectores que hay utilizar en cada paciente. Una vez definido el número de vectores, se colocan en el radioquirófano estando la paciente sedada para evitar molestias durante la inserción de los mismos. Finalizado el implante se realiza un nuevo TAC dosimétrico y se calcula la duración de cada tratamiento, que suele ser de unos 15 minutos. La paciente es dada de alta al día siguiente pudiendo hacer vida normal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios