Procuradores y abogados piden que el Juzgado de Guardia vaya al Carranza

  • Justicia ya ha recibido una propuesta de distribución de dependencias ante la creación del Juzgado de Violencia

Comentarios 5

La petición del Colegio de Abogados de que el Juzgado de Violencia de Género que comenzará a funcionar en diciembre esté junto al de Guardia ha desatado la reacción de los procuradores, que no se oponen a que ambos estén juntos -aunque no lo ven imprescindible-, pero no quieren que el nuevo servicio judicial esté en el edificio de San José, sino en el Carranza. Para ellos, la opción ideal sería ubicar allí ambos juzgados.

Tras conocer la reacción de los procuradores, el decano de los abogados, José Manuel Jareño, quiso aclarar que el colocar ambos juzgados juntos "puede y debe hacerse en los bajos del Carranza, debidamente acondicionados a tal efecto", mostró su total apoyo a las peticiones de los procuradores y pidió que se agilicen los trámites para construir la Ciudad de la Justicia.

Según explica el decano del Colegio de Procuradores, José Eduardo Sánchez Romero, días atrás mantuvieron una reunión con la delegada provincial de Justicia, Blanca Alcántara, para exponerle los inconvenientes que tendría crear el Juzgado de Violencia en San José, trasladando para ello al Carranza el de Primera Instancia número 1.

Estos argumentos se reflejaron en un escrito remitido a la delegada la pasada semana. Los procuradores aducen que, ya que transcurrirán "al menos cinco años" (eso les dijo Alcántara, indica Sánchez Romero) para que esté lista la Ciudad de la Justicia, se debe adoptar una solución, empezando por el Juzgado de Guardia, que está "en una zona totalmente escondida, de mal acceso para los vehículos de las Fuerzas de Seguridad", lindando a un mercado lo que origina un permanente y "nauseabundo olor a pescado podrido y otras sustancias putrefactas" y con barreras arquitectónicas. Esto es sólo la entrada; las instalaciones son "pequeñas, obsoletas y con aspecto tercermundista".

Por eso convendría su traslado al Carranza, al igual que la instalación allí del de Violencia de Género, así estarían juntos y las mujeres de otros puntos de la provincia tendrían un acceso mucho más cómodo.

Los procuradores rechazan la dispersión actual, que les afecta en el día a día -lo que acaba repercutiendo en abogados y clientes-, y realizan a la delegación provincial una propuesta de distribución de los juzgados entre las sedes judiciales que creen, e incluso aportan una segunda alternativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios